Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Presa mortal ( 1987, David A. Prior) Deadly Prey


Un grupo de mercenarios secuestran y dan caza a sus víctimas como método de entrenamiento. Pero en esta ocasión han dado con el tipo equivocado. Mike Danton fue el mejor del grupo de las Fuerzas Especiales y se lo hará pagar muy caro. 




¡Madredelamorhermoso! Ni de lejos he visto todos los subproductos surgidos a raíz del éxito de Acorralado (1982), pero sólo os digo una cosa, Desaparecido en combate (1984) es una puta obra maestra comparada con la película que nos ocupa. Aunque esto no es malo per se, porque Presa mortal ocupa un lugar destacadísimo en el templo de la cutrez, en el de la comedia involuntaria o en el del horror innominable que con tanto acierto trató de plasmar Lovecraft en sus escritos. Sí, amigos, Presa mortal sería  el Cthulhu de las explotations de Rambo. Una Serie Z genuinamente abominable para uso y disfrute de las entidades más friquis del universo cinéfilo. Uséase, nosotros. 
 
Perpetrada por David Prior (Entrenamiento mortal, Fuerza futura) - otro candidato a destronar al mismísimo Ed Wood como peor director de la historia -  y protagonizada por su inefable hermano Ted Prior (colaborarían en varias ocasiones) en el papel de Mike Danton, un trasunto de Rambo en versión churretosa, la película narra las vicisitudes de un grupo de mercenarios que secuestran al pringao de turno para liberarlo en un bosque y luego darle caza. Esta línea argumental bien puede recordar a la clásica El malvado Zaroff (1932) (que tantas veces se repetiría en cientos de títulos de acción como Perseguido, Blanco Humano y etcétera), pero claro,  secuestran al hombre equivocado y es él el que comenzará a dar caza a sus perseguidores. He aquí la conexión con Acorralado.  Bueno, esa y que el protagonista también se gasta una melenilla a lo John Rambo y está “to mazas” el tío. 


Vale, ya sabéis de que va el tema. Lo difícil de entender es cómo un argumento tan simple da lugar a una sucesión de actuaciones a cada cual peor, de muertes a cada cual más cutre o de situaciones a cada cual más inverosímil. De los diálogos o de los efectos especiales ya os podéis imaginar: una mierda supina acompañada por una música igualmente aberrante. También es difícil explicar tal cúmulo de despropósitos porque la película entera es un despropósito. Pero voy a comentar algunos que se me ocurran sobre la marcha. Por ejemplo, si Mike Danton es el mejor de las fuerzas especiales, ¿cómo es posible que lo capturen de forma tan ridícula? Los mercenarios tienen montada una base militar con camiones, tanques, un ejército de la hostia… ¡a varios kilómetros de la ciudad! ¡Y no se entera ni Dios de su existencia! Mike Danton tiene un arsenal que va recogiendo de sus enemigos muertos, pero sólo necesita su cuchillo para acercarse por detrás y liquidarlos uno a uno. Las caras de loco del protagonista son la repanocha, a destacar el momento en que emerge del suelo. Sin duda, la mejor escena de toda la película es cuando Danton, después de, no se sabe como, esquivar varios disparos a bocajarro de su enemigo final, le cercena el brazo de un machetazo  para aporrearle la cabeza con el miembro recién amputado y posteriormente arrancarle la cabellera mientras emite un grito desgarrador. ¡Acojonante! 

 

 Pues nada, que el descojone está asegurado. Una pega es que se hace demasiado larga. Y es que 88 minutos aguantando una sucesión de gilipolleces se hacen cuesta arriba cuando algunas de ellas no hacen un pijo de gracia. Pero, vamos, que escenas memorables parar partirse el eje acapara un buen puñado. No en vano es una película de culto reivindicada por los fans del despropósito, y es que ya sabemos que hay películas que de lo malas que son, resultan buenas.Os recomiendo ver el vídeo que adjunto, en él queda resumida perfectamente la película y muestra las escenas más desopilantes.

   

En el momento que escribo estas líneas me entero de que en 2013 se ha rodado una secuela con el título de Deadliest Prey dirigida y protagonizada… ¡sí!, por los hermanos Prior. ¡Que Dios nos coja confesados!


TRAILER Y MEJORES ESCENAS




5 comentarios:

Adolfo dijo...

Vaya tela. Mira que he visto películas morralla, pero es que hay cada cosa por ahí. Los 80, grandes en todo.

Herman Master dijo...

Pues sí, Adolfo. Y si Dios quiere, !lo que nos queda!

Edu Wallace dijo...

Este tipo de películas forman parte del folklore ochentero que tanto amamos. Tendré un par de este tipo en VHS que harían llorar al niño Jesús, horribles.
Es brutal la escena en la que le hostia con su brazo amputado y ese gran grito desgarrador como colofón.
Cuando acaben la 2ª haría un crowfunding de esos para que rodaran la tercera y así hacer una trilogía gloriosa. Espero tu dinero para la causa jaja, un saludo y gran descubrimiento!!

Herman Master dijo...

Claro que sí, Edu. Llevo tiempo meditando en invertir mis ahorros en tan noble causa artística. Cuando llene el cerdito con céntimos de euro donaré a Sir Prior tan suculento emolumento en aras de su potencia creativa sin igual :D

SEGUNDO ANDRES COMECA PUERTA dijo...

Buena pelicula, favor si hubiera un link de descarga completa de esta pelicula