Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Cannon Films





Una historia llena de aventuras, ninjas, sudor y pólvora

Cortesía de la editorial Appelhead Team Creaciones - que junto a Nafra Colección y Corazón literario son los responsables de la existencia de este proyecto- y por medio de Jorge Serna – fundador del colectivo Asturias Fanterror, director creativo del Festival Internacional de cine Fantástico y de Terror de Avilés y colaborador de la página de Facebook Cine de los 80 (que servidor ha creado)  – he tenido el inmenso placer de leer un libro tan genuinamente ochentero como el que nos ocupa. Así que, antes de entrar en el contenido, dar las gracias por tan generoso aporte a mi (hace tiempo ingente) biblioteca personal.

Lo primer que llama la atención del libro es su apariencia. Sin duda un diseño muy atractivo y una edición muy cuidada y bonita que contiene gran cantidad de fotografías. La portada, el logo de la Cannon con varios personajes de sus películas fetiche reflejados, es un acierto pleno en el terreno comercial.

 Pero vamos a lo que realmente interesa. Cannon films es un recorrido pormenorizado de la historia de la mítica productora y un repaso a sus películas más emblemáticas.
Partiendo de un cachondísimo prólogo de Paco Fox, Pedro José Tena, tras una introducción también de cosecha propia, escribe de forma amena, pero no por ello menos exhaustiva, la historia de una productora (propiedad de Dennos Friedland y Christopher Dewey) fundada en 1967 y centrada en el sexploitation que pasó a manos de los primos israelíes Emanen Golan y Yoren Goblus. Es a partir de este momento cuando la Cannon produciría todos aquellos títulos que a los ochenteros acérrimos nos resultan tan inconfundibles. Pero cuidado, al leer este capítulo muchos estereotipos se derrumbarán. En primer lugar descubriremos que la Cannon no sólo centró sus películas en el cine de acción y serie B de calado macarra, sionista y pro -  Reagan , si no que descubriremos toda una gama de propuestas a cada cual más insospechada. En segundo lugar la imagen de Mehanen como un productor sin escrúpulos capaz de rodar cualquier bazofia con tal de obtener beneficios queda distorsionada por alguien obsesionado con rodar una película de calidad que triunfe en algún gran premio de cine internacional. Por lo demás, el capítulo nos relata los éxitos, fracasos y vicisitudes varias por la que pasó la productora desde sus inicios hasta su desaparición.



La segunda parte (y el grueso) se centra en el comentario por parte de diversos autores (Serena Iniesta, Luis Martínez, Jose Viruete, Jorge Serna, Ricardo Herbosa y otros de los que encontraréis información en el libro) de las películas más representativas de la productora. Títulos de sobra conocidos como Desaparecido en combate, La justicia del ninja, Cobra, Masters del universo, El justiciero de la noche, Contacto sangriento o Fuerza vital (entre muchos otros) son comentados con esmero y el amor de un fan del género. Cada uno con su estilo, pero con un denominador común: escritura ágil e interés del contenido.

El resto incluye una entrevista a Menean Golan y otros capítulos dedicados a los videojuegos surgidos a raíz de algunas películas, juguetes y cómics y los proyectos que no se materializaron. 

 
 Se trata de una guía completísima, casi me atrevería a afirmar que definitiva (en español), sobre la productora.

Si lo queréis conseguir no dudéis en visitar los siguientes enlaces




Y para los coleccionistas …


GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA



2 comentarios:

Rodi dijo...

Este libro tenía que existir por fuerza. La verdad es que la historia de la Cannon da para eso y mucho más. Que tiempos aquellos de videoclub donde te llevabas a casa alguno de los "clásicos" de la productora. Muy mítico este libro.

Saludos.

Herman Master dijo...

Pues, sí, Rodi. Y lo mejor del asunto es que la editorial tiene en mente proyectos futuros netamente ochenteros. Y aún mejor (sobre todo para mí) es que yo voy a participar en ellos.

Un saludo.