Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

La venganza del ninja (1983, Sam Firstenberg) Revenge of the Ninja


Procedente de una larga tradición de maestros ninja, Cho Osaki (Shô Kosugi) decide abandonar su Japón natal acompañado por su madre y su hij,o tratando de olvidar el pasado violento que destruyó a su familia. Años después, en Estados Unidos, deberá enfrentarse a la traición y retomar el camino del ninja. (http://www.filmaffinity.com/es/film973148.html)


Sólo un ninja puede detener a otro ninja

Acojonante. Primera palabra que me vino a la boca tras echar un vistazo al 3,9 de nota que tras 178 votos alcanza esta película en la conocidísima web Filmaffinity.  Más acojonante es que La justicia del ninja - ya comentada por estos lares y origen de "La trilogía del ninja" - tenga un 4,9,  o que ese 3,9 sea la nota de El guerrero americano (1985). Es acojonante porque La venganza del ninja  es infinitamente superior a cualquiera de las dos. Pero ya se sabe, que una película sea más popular ya le asegura una votación mayor, y, desgraciadamente, La venganza del  ninja no es tan conocida. Incluso R.O.T.O.R (1989), una puta locura que no tiene pies ni cabeza, o ese explotation cutrísimo de Acorralado titulado Presa mortal (1987) tienen valoraciones similares a la película que nos ocupa. Total, que aunque a veces la calificación obtenida en distintas webs nos puedan orientar por donde van los tiros, muchas otras únicamente nos condicionan a despreciar productos más que válidos (en su línea). Porque el puto error de mucha gente a la hora de evaluar las películas, y no digamos ya de muchos de esos pedantes redomados autodenominados críticos, es no contextualizar lo que valoran o critican y , por supuesto, despreciar temáticas alejadas del cine "serio" o "de calidad". ¿Una película de terror? Mala. ¿Una película de acción? Penosa ¿Una película de serie B o Z? Malísima. ¿Una película de ninjas? Os podéis imaginar ... Pero resulta que rastreando el vasto universo cinematográfico (lo poco que he visto dentro de la infinidad que se puede ver) uno encuentra películas de acción muy buenas, de terror y serie B interesantísimas, y dentro de ese grupo de clásicos intocables, o de ese "impecable" cine "serio" o "comprometido", truños como la copa de un pino. Vamos, que el cine abarca una gama de colores muy amplia y que películas buenas o malas, que nos gustan o nos disgustan, las hay de todos los palos. Y los que se quieran limitar a un solo color pues allá ellos, pero que no traten de denigrar películas por pertenecer a un género o subgénero determinado. Ahí lo dejo.


La venganza del ninja es la segunda parte de la saga conocida como "la trilogía del ninja" de la Cannon. Es un caso curioso de trilogía - en esto recuerda a "la trilogía del Bronx" (aunque la primera y segunda parte sí estén conectadas) - , porque en realidad no lo es. Ni las tres partes guardan relación , ni el argumento tiene que ver, y lo único que las une es la presencia de Sho Kosugi. Recordemos que Kosugi se hizo famosete a partir de La justicia del ninja y que desde entoces fue un figurín en este tipo de pelis. Recordemos también que en el comentario de La justicia del ninja señalaba continuas irrupciones de escenas deliberadamente cómicas en el desarrollo de la acción, un protagonista (Franco Nero) poco apropiado, algunas luchas francamente malas y unos villanos totalmente caricaturescos; quedaba esta película un poco en tierra de nadie. Pero el caso de La vengaza del ninja es el contrario. 




Sam Firsterberg - el mismo de Ninja 3: La dominación y las dos primeras partes de El guerrero americano – dirige una historia mucho más acertada que la de su predecesora, que huye de todos esos defectos señalados y se centra en la acción de manera efectiva, seria y despiadada. El inicio es una muestra perfecta: una matanza que no discrimina a mujeres y niños nos deja clara la naturaleza de estos guerreros nipones. Eso sí, como cualquier producto made in Cannon que se precie no se libra de excentricidades varias como contemplar a una anciana en plena apoteosis ninja o a un mancebo (Kane Kosugi, hijo de Sho Kosugi) pegando unas leches de espanto, por no hablar de un sicario cheroqui,  alguna voluptuosidad femenina absolutamente gratuita y pandilleros de postín. Cosas que por otro lado molan. Tampoco busquemos complejidades argumentales. La historia es tan simplista en su forma como maniquea en cuanto a personajes, pero yo creo que cualquiera que eche un vistazo a un VHS de título LA VENGANZA DEL NINJA no busca precisamente enriquecer su intelecto. Así que también mola una historia en la que Cho Osaki (Sho Kosugi) emigra a norteamerica después que unos ninjas asesinen a su familia (a excepción de a su madre y a su hijo) para verse envuelto en una trama de traición, tráfico de drogas, mafia italiana y, por supuesto, ninjas. Bueno, mejor dicho, ninja. Porque Osaki  desconoce que su supuesto amigo norteamericano (Arthur Roberts) le ha traicionado, así como desconoce que este es el ninja más hijo de puta que ha pisado tierra y que se las tendrá que ver con él para alcanzar la venganza. Ahora sí que tenemos dos enemigos de la misma categoría. El metraje avanza sin dilación y a base de pura acción sin tregua rebosante de combates espectaculares y asesinatos sin remilgos. Como una película de ninjas debe ser. El tramo final es apabullante. Un enfrentamiento plagado de los más variopintos y letales objetos punzantes, explosiones y triquiñuelas para disfrute del personal.  No en vano Firstenberg tardó dos semanas en rodar este combate final coronado con un geiser de sangre al más puro estilo del cine samurai. Lo dicho, acojonante.

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA



TRAILER

Entradas relacionadas

3 comentarios:

Rodi dijo...

Puede que sea la mejor de la trilogía ninja, pero aun así, dista de ser una buena película, aunque creo que es la más representativa de toda aquella moda de los ninjas en los 80.

Estas reseñas de pelis de la Cannon no podrían estar de más actualidad tras la muerte de Menahem Golam. Un trocito de los 80 se fue con él la semana pasada.

Saludos.

Herman Master dijo...

Pues a mí sí me gusta, Rodi. Me parece que da lo que promete, y no es poco. Es decir, dentro de lo que nos puede ofrecer una peli de injas esta me parece de las buenas y así la valoro.

Sí, Menahem murió. Habrá que comentar más pelis de la Cannon. Por otra parte productora indispensable en esta década.

Saludos.

Javier Pérez Martínez dijo...

Es un clásico del cine de artes marciales con coreografías fantásticas😀😀