Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Juego diabólico (1986, Kevin Tenney) Witchboard



Jim y Linda, decididos a vivir juntos, se mudan a una mansión victoriana en el pequeño pueblo de Fairfield. Para celebrar su nuevo hogar dan una fiesta en el transcurso de la cual Brandon introduce a todos los invitados en el juego de la "Ouija". Tras contactar con el espíritu del pequeño David, Linda (diabólicamente obsesionada con el juego) empieza a jugar sola con el tablero y empieza a distanciarse de Jim... (http://www.filmaffinity.com/es/film940973.html)
 Película de terror de bajo presupuesto que supuso el debut de Kevin Tenney como director. Quizás no os suene el nombre, pero seguro que diciendo que también dirigió La noche de los demonios (1988) ya entráis en materia. Los protagonistas son Todd Allen (Máscara, Mensajero del futuro, Django desencadenado), Stephen Nichols , conocido sobre todo en el mundo de las series de televisión (Santa Bárbara, Melrose Place) y la (por entonces) preciosa y ahora malograda Tawny Kitaen (Despedida de soltero, Santa Bárbara).


De entrada, lo más reseñable es el hecho de ser una de las primeras películas en centrar su trama alrededor de la famosa tabla a través de la cual, supuestamente,  se podría contactar con seres espirituales y demás parafernalia. Pero, si bien en conjunto resulta una película aceptable, con buenos momentos, como las muertes (¡ay sadiquillos míos!) ,o algunas escenas que coquetean con lo terrorífico y lo divertido- con el añadido de los lustrosos flashes de estética ochentera que emanan sus personajes (tremenda la medium, Zarabeth) y algunas situaciones entrañables vistas hoy día - como película de terror la encuentro flojilla. 





Las actuaciones son bastante malas, el guión justito, y carece de una atmósfera propicia al género que representa., recordándome, en determinados momentos, por el desarrollo de la acción y de las relaciones de los personajes (como la rivalidad de los antiguos amigos a causa de Linda) , los decorados, el empleo de la música, o la escasez de efectos visuales y especiales,  más a un telefilm que a una película de terror propiamente dicha (¡y eso que la portada promete mucho!). Y si es verdad que mejora por momentos y ese tufillo a telefilm se desvanece pasada la primera parte, desaprovecha bastante su potencial limitándose a cuatro sustos y no enfocando la historia en torno al malvado e icónico Malfeitor. Un malo con tantas posibilidades merecía un desarrollo de personaje más profundo a nivel de guión, y también una mayor presencia física, sin embargo, sólo en el tramo final se le da algo de cancha, y la verdad es que sabe a poco, rozando la vergüenza ajena el momento en que habla a través de una desmelenada Linda poseída por su espíritu, aunque este momento sea de los más ochenteros de la película y tenga su encanto.




Juego mortal fue bien recibida por el público recaudando más de siete millones de dólares partiendo de un presupuesto de dos. Esto dio pie a varias secuelas en los noventa, la segunda de ellas, Witchboard 2: La puerta del infierno (1993), fue dirigida por el propio Tenney.

¡La recomiendo principalmente por el factor nostalgia!

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER


No hay comentarios: