Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Viernes 13. 7ª parte: Sangre nueva (1988, John Carl Buechler) Friday the 13th, Part VII: The New Blood


Desde que el maníaco homicida Jason Voorhees quedó atrapado en unas cadenas al fondo del lago Crystal, el campamento de verano más cercano no ha sufrido ningún altercado... ni asesinatos. Pero una de las campistas, Tina Shepherd, puede ver el futuro y hacer levitar objetos. Su médico conoce los peligros de la telequinesia, pero tiene más interés en aprovecharse de ella que en ayudarla. Y ahora es demasiado tarde. Sin querer, Tina ha liberado a Jason de su tumba acuosa, y el baño de sangre está a punto de empezar... (http://www.filmaffinity.com/es/film896809.html)


Circula por aquí la leyenda de un asesino enterrado, pero que no ha muerto. Sobre Crystal Lake ha caído una profecía mortal: La maldición de Jason Voorhees. Dicen que  murió siendo niño, pero se ha aparecido muchas veces. Son pocos los que le han visto y sobrevivido. Algunos intentaron poner fin a sus andanzas, y fracasaron. La gente olvida que está ahí abajo, esperando ...


Y van siete ... A punto me encuentro de terminar de comentar la saga (las que pertenecen a la década) cuando un profundo sopor me abnega. Y es que llegados a estas alturas me resultan un poco cansinas las aventuras de nuestro querido Jason, y más cuando ya no hay nada que contar a no ser alguno que otra anécdota de producción o dar detalles sobre el equipo técnico y artístico ... Porque , amigos, ya van siete películas viendo más o menos lo mismo y la paciencia de uno tiene un límite ... 

Vale que ahora nos meten una nueva antagonista (nada ya sabemos de Tommy) con poderes telekinéticos, pero en vez de exprimir bien la idea de esta especie de Jason vs Carrie la historia de limita a repetir lo de siempre: grupo de jóvenes en Crystal Lake y Jason liquidándolos uno a uno. Pero la idea original no era esta, sino, aprovechando el éxito de la saga Pesadilla en Elm Street, rodar un Jason vs Freddy. Las productoras (Paramount y New Line) no llegaron a un acuerdo y la cosa no fue a más (recordad que fue en 2003 cuando la idea se materializó). Otra idea que se barajó fue la de enfrentar a Jason contra un grupo de constructores en Crystal Lake. Ambos proyectos rechazados , y quizás alentados por el éxito del slasher fantástico (como género) que ofrecía Freddy Krueger, la balanza se inclinó por dar un giro aún más fantástico a la saga.


Lo primero que llama la atención, es que esta vez Manfredini no compone solo la música, sino que lo acompaña Fred Molin (quien se haría cargo de nuevo, esta vez en solitario, de la música de la ostava parte de esta saga). Esto se nota bastante con la presencia de un sonido más "industrial", con más sintetizadores y , en general machacón. A mí , para que os hagáis una idea, la música de los créditos iniciales me recuerda un poco a la percusión del tema de Terminator. No están mal del todo, pero por momentos me parecen una composiciones sobrecargadas.

La mayor virtud de este episodio es , sin duda, la presencia de Kane Hodder . Hodder, que encarnaría a Jason en un total de cuatro ocasiones, tiene una presencia amenazadora y da un cariz brutal y despiadado al personaje. En esto mucho tiene que ver el director y también encargado de los efectos de maquillaje, John Carl Buechler. En este sentido es todo un acierto su trabajo y el aspecto grotesco de Jason (tanto enmascarado como sin máscara) gana muchos enteros con respecto a otras entregas. 



Por lo demás como decía, todo se limita a lo mismo. Adolescentes descerebrados (quizás incluso estos me parezcan más gilipollas que los de precedentes), destape, sexo y muertes a tutiplén. En esta ocasión Jason es más directo e inmisericorde (si cabe) que en entregas anteriores. Como ejemplo la muerte del saco de dormir, una de las más impactantes que recuerdo, en la que arrastra a una campista dentro de su saco para levantarla en el aire y estamparla contra un árbol. Brutal. Esta escena fue censurada (como la mayoría de la película para no alcanzar una calificación X) , ya que en realidad Jason la estrellaba hasta seis veces mientras que en la versión censurada lo hace sólo una. 





El final, tras una interesante lucha con telekinesis por medio, es directamente una soplapollada. Así se sacan de la manga la aparición del padre muerto de la protagonista que surge del lago para hundiorse otra vez arrastrando a Jason consigo. Lo dicho. Final de traca y malísimo y en conjunto una película muy justita y de las peores (para mí) de la saga. En taquilla no fue mal del todo. Alcanzó los 20 millones de dólares lo que daría pie a otra secuela; no la definitiva, pero sí la última que va a ser comentada por estos lares ... Alguno quizás incluso respire tranquilo ...

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER

ENTRADAS RELACIONADAS






No hay comentarios: