Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Campeón de campeones (1989, Robert Radler) Best of the Best


La selección nacional de taekwondo de los Estados Unidos va a enfrentarse a Korea. Pese a que son buenos deportistas, a priori nada tienen que hacer contra los cinco koreanos que son considerados como los mejores del mundo. Además, deberán sobreponerse a sus diferencias individuales y problemas personales para lograr formar un verdadero equipo ...


Salvar una vida con una derrota es ganar victoria de honor en el interior.


Una de las películas favoritas de artes marciales de mi infancia. Y es que, a pesar de ser una golosina para degustadores del subgénero, se aleja de los tan manidos estereotipos que solían caracterizar a este tipo de producciones que copaban las estanterías de los videoclubs.

En Campeón de campeones no existe el típico héroe protagonista que reparte cascoporros a mansalva (pese a que algunos personajes tengan más peso que otros: en este caso Tommy Lee y Alex Grady) , en su lugar, son cinco luchadores que pese a su peculiar forma de ser y de pelear deberán olvidar sus diferencias para poder actuar como un equipo. Así, Virgil (John Dye) es muy pacífico y practica budismo, Sonny Graso (David Agresta) es todo un conquistador y Travis Brickley (Chris Penn) es un pendenciero. Pero los dos personajes que tienen más peso en la película son Alex Grady (el mítico Eric Roberts), un desconsolado viudo que cuida solo de su hijo pequeño y que lidia con una terrible lesión sufrida años atrás; y Tommy Lee (Phillip Rhee, quien ideó la historia y produjo la película), un fuera de serie traumatizado al tener que enfrentarse al despiadado Dae Han Park ( Simon Rhee), el luchador que mató en combate a su hermano. El equipo lo completan Frank Couzo (James Earl Jones), un férreo entrenador que terminará por mostrar su lado más tierno, y Catherine Wade (Sally Kirkland), quien les aportará paz y fortaleza mental. En cuanto al equipo coreano, destacan los actores Simon Rhee y James Lew, ambos espectaculares actores marciales y especialistas con una experiencia profesional que quita el hipo. Curiosamente, siendo Simon Rhee el hermano de Phillip Rhee, es su personaje el que mata en combate al hermano ficticio de Tommy Lee y quien se enfrentará a él en épico combate (hermanos en la realidad y enemigos en la ficción).




En realidad, en Campeón de campeones las escenas de acción son mínimas (la mayoría son las ecenas de los combates finales) y todo el metraje previo es una excusa para profundizar en las relaciones entre las distintas personalidades de los protagonistas y su evolución hasta llegar a formar un verdadero equipo. Las peleas más importantes son internas. Además, nos habla de temas tan importantes como la amistad, el honor, el sacrificio y el perdón por encima de la venganza personal. El momento más emotivo y recordado sucede cuando Tommy, tras perdonarle la vida y a costa de perder el campeonato, recibe la medalla a manos de un Dae Han Park (recordemos que este había matado a su hermano) visiblemente emocionado y que pronuncia una de las frases más maravillosas que podemos encontrar en una película de artes marciales: "salvar una vida con una derrota es ganar victoria de honor en el interior". Os juro que aún se me pone un nudo en la garganta con esta escena.

Lo dicho, una de mi películas de artes marciales preferidas.


GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA



TRAILER

2 comentarios:

Edu Wallace dijo...

Qué peliculón. Recuerdo cuando le ponen el hombro en el sitio a Eric Roberts, gallina de piel y geniales las hostias en los combates finales sobre todo entre los hermanos Rhee.

A parte se me quedó la musiquilla grabada en el cerebro. Después me parece que hicieron dos o tres más pero no he visto ni una XD. Qué "rimembers". Un saludo ochentero!!

Germán Fernández dijo...

Gracias, Edu. La segunda parte no está mal, échale un vistazo. La tercera no la he visto.

Un saludo!