Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Yo, Cristina F. (1981, Udi Edel) Chirstiane F.



 “Meados y mierda por todas partes. Es lo que se ve si se echa un buen vistazo”

Berlín occidental, finales de los setenta. Cristina, una niña de trece años, quiere conocer la discoteca Sound. A través de su amiga Kessi logra acceder al local y conoce a su futuro novio, Detlev y al grupo de sus amigos. Cristina empieza a experimentar con las drogas; pero lo que empezó como un juego termina por convertirse en una pesadilla de la que no podrán escapar.

Basado en un libro fruto de la investigación de dos periodistas sobre un caso en el que se juzgó a un hombre que suministraba heroína a menores a cambio de favores sexuales, “Yo, Cristina F.”, es una muestra cruda y realista del submundo de la drogadicción. Christiane Felscherinow fue una de las víctimas y en base a sus testimonios fue escrito el libro. Este hecho y el que ella misma trabajara como asesora en la película  homónima es quizás determinante para ese realismo que desborda las imágenes. Así, a través de una sucia fotografía acorde con la sordidez de los ambientes en que se desenvuelven los protagonistas, se nos narra el progresivo deterioro y descenso a los infiernos de un grupo de adolescentes cuyas primeras juergas y escarceos con drogas blandas dan paso a la heroína y de ahí a toda clase de actos degradantes en pos de la codiciada sustancia. En aras de este realismo,  Udi Edel, quien logra con su debut la que es considerada como su mejor película, no duda en rodearse de un elenco de actores desconocidos. Destaca en este aspecto el papel protagonista de Natja Brunckhorst. Y es que la niña que encarna a la verdadera Christiane ofrece una interpretación en la que demuestra una madurez excepcional para encarnar a un personaje que se sumerge en una profundidad abisal afrontando un puñado de situaciones repugnantes - como la del intento de desengancharse en la habitación o la que nos muestran las perversiones sexuales de alguno de sus clientes -con una naturalidad espeluznante.

Yo, Cristina F.”, sin duda, es una película en la que prima la ambientación. Así, pese a no destacar por su empleo de los recursos cinematográficos, la puesta en escena define a la perfección la decrepitud de la historia que quiere reflejar. El color grisáceo de la fotografía, el maquillaje de los actores, la ubicación de los personajes en escenarios cerrados – el metro, habitaciones lúgubres, baños de suciedad palpable - que aumentan la sensación claustrofóbica, la tenue iluminación o el empleo de varias canciones de David Bowie – de quien Christiane era seguidora - logran transmitir una atmósfera netamente degenerada. Destaca también en este aspecto el paralelismo establecido entre las películas de terror proyectadas en el Sound y el mundo de la drogadicción; paralelismo que queda patente con las imágenes de cientos de jóvenes paseando como “zombies” por el metro berlinés. A estos aspectos hay que sumarle la existencia de alguna escena sobrecogedora; como la ya citada imagen del intento de desengancharse en compañía de su novio en la que ambos terminan cubiertos por sus vómitos sanguinolentos o aquella en la que un drogadicto le roba a Cristina la jeringuilla para acto seguido pincharse en el cuello. Quizás la parte más floja corresponde a la relación de Cristina con su madre. Una relación apenas existente y que no es creíble por la excesiva indiferencia con que se desarrolla – me resulta muy difícil de creer por la ausencia de tensión entre ambas; tensión siquiera mínimamente necesaria dada la gravedad de los actos de Cristina- 

Dijo Lenin : “Libertad para qué”. La frase que para los acérrimos enemigos del comunismo fue interpretada como toda una declaración de intenciones que definía a la perfección un sistema totalitario, puede bien constituir el intento de cribar  una idea tan genérica como es la de la libertad. Así , la libertad considerada de tal modo da a entender ser clara y unívoca cuando en realidad no lo es. ¿Libertad para qué? ¿Para hacer lo que uno quiera? Sí, pero esta concepción supondría el choque de nuestra libertad frente a otras libertades; ¿libertad para matar? O es quizás, como el caso que nos ocupa, libertad para drogarse. Una libertad que deja de ser tal cuando el mono domina por completo la voluntad del consumidor y éste se ve obligado a cometer todo tipo de actos que lo subyugan a la sustancia. De este modo, lo que comienza siendo un acto de libertad puede convertirse en una soga cuando la experimentación da lugar a la adicción y esta al latrocinio y a la prostitución para poder consumir. Cristina F. no es sino el arquetipo de esta máxima.

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me parecio super tu super comentario, das a conocer muy bien la situacion en la que se encuentra Cristina y todos con los que "tiene contacto" y como el novio de ella se prostituye para conseguir el dinero para el polvito. Es mi pelicula favorita aunque pobre Babsi ): y saber que es real esta historia es aun peor "solo tenia 14"

By:tatiana guzman c.