Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Risky Business (1983, Paul Brickman) Risky Business


Y es que, de vez en cuando, hay que saber decir: ¡Pero qué coño!


El poco fecundo escritor y director Paul Brickman debuta tras las cámaras con una historia de cosecha propia que resultó una de las películas más representativas del cine juvenil de los ochenta y la que dio comienzo a la exitosa carrera de Tom Cruise, quien despliega un carisma exultante en su primer papel protagonista y se merienda al resto del reparto; entre el que se encuentran actores como Joe Pantoliano, Richard Masur, Bronson Pinchot o Curtis Amnstrong. No es de extrañar que a partir de entonces le llovieran las ofertas y protagonizase decenas de títulos míticos como Top Gun, El color del dinero, Rain Man, Nacido el cuatro de Julio ...

Joel (Tom Cruise), un inseguro joven de clase acomodada que va a pasar solo en casa un fin de semana tras un viaje de sus padres, mediante forzosa intervención de su descarado amigo Miles (Curtis Amnstrong), conoce a Lana (Rebecca de Mornay), una prostituta con la que comenzará una relación que lo llevará por caminos inesperados y que cambiará su personalidad. Pero tras lo que podría haber sido una comedia romántica facilona, Risky Businees plantea temas tan importantes para los jóvenes como el tránsito a la vida adulta, el despertar sexual, el miedo al fracaso y la incertidumbre del futuro lanzando, a su vez, el mensaje de la reafirmación en las convicciónes propias para lograr lo que se quiere (defendiendo, como no, el espíritu capitalista y el "american way of life"). 


Mientras que la segunda mitad de la película deviene en una alocada comedia juvenil al uso - en lo referente a convertir la casa en un prostíbulo a raíz de un incidente con el coche de su padre, el conflicto con el chulo de Lana (Joe Pantoliano) y la lucha contra reloj para recuperar los muebles ante la inminente llegada de los padres de Joel - la primera resulta mucho más original por el tratamiento que le da su director Paul Brickman. En este aspecto es significativa la secuencia en la que, mediante el uso de cámara subjetiva y a través de los ojos de Joel, nos deja claro la asfixiante relación con sus padres (y la incomprensión existente entre ambas partes) simplemente viendo cómo los acompaña al aeropuerto. Otro aspecto a destacar son la incursión de tórridas escenas sexuales que tienen mucho más que ver con fantasías, propiamente dichas, debido al "score" onírico y atmosférico compuesto por el grupo (perteneciente a la escena "krautrock") Tangerine Dream y al contexto en el que se producen (las hojas de árbol que el viento introduce en casa al abrir la puerta, la escena del metro ...).

Pero si hay una escena que haya quedado para el recuerdo, y por la que mucha gente recuerda Risky Business, es la que nos muestra a un Tom Cruise desatado, tras haber quedado solo en casa, marcándose un bailecito a ritmo de "Old Time Rock and Roll" de Bob Seger; el resto de la banda sonora también es fantástica y podemos escuchar canciones de Bruce Sprinting, The Police, Talking Heads, Prince o Jeff Beck. Otro de los momento más memorables es cuando Joel le suelta la frase que cito al principio del comentario a Rutherford (Richard Masur), el encargado de seleccionar a los estudiantes de la universidad Pricenton, y que nos resume su radical transformación.


Risky Business supuso un éxito redondo al ser aclamada por la crítica y recaudando en taquilla más de 63 millones de dólares con un presupuesto de 6. 

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER



No hay comentarios: