Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

El templo del oro (1986, J.Lee Thompson) Firewalker


Hoy conducimos nuestro Delorean hasta el año 1986, año del Mundial de México, donde ya nos la liaron nada más empezar, con aquel gol anulado a Michel contra Brasil, aunque luego el Buitre destapase sus esencias goleadoras y tetragolease a la por entonces poderosa Dinamarca…pero esa es otra historia.

Lo que os traigo hoy es para el que suscribe este escrito, una de las mejores y más entretenidas películas de lo que solemos llamar “Buddy movie”, es decir, película de colegas.


Protagonizada por Chuck Norris, Louis Gosset Jr (ganador de un Oscar por su papel en Oficial y Caballero), la belleza deslumbrante de Melody Anderson y por dos secundarios de lujo Will Sampson y el inolvidable Salah de Indiana Jones: John Rhys Davies.

La trama se centra en la búsqueda del templo del título, por parte de nuestros dos héroes, mientras en la sombra Sonny Landham trata de evitarlo, interpretando aquí uno de sus característicos papeles de villano.

No sé si es por el hecho de que fuese una de las primeras películas que vi en el cine o por el hecho de que saliese mi adorada Melody Anderson, el caso es que siempre le he tenido un especial cariño a este film, en el que digamos que consiguen explotar la vena cómica de Norris junto a Gosset, sin por ello disminuir la acción y especialmente las patadas laterales de nuestro adorado Chuck.

Película entretenida a la par que entrañable, con aroma a perfume aventurero, esencia de plástico brillante y cartón piedra ( lo del templo, es un ejemplo de cómo ahorrar unos eurillos en un mismo decorado) sin trampa, no esconde sus intenciones desde el minuto uno con las escenas en el desierto.


Tanto en aspecto humorístico, como en el de ser una película para evadirse, de aventuras, la Cannon sabía donde tenía que beber, es decir, Indiana Jones y Alan Quatermain, ya que en todo momento todo te suena a algo visto previamente, aunque raramente no te resulte pesado, ni en aquella época, ni con el visionado reciente, ya que es de esas películas que por su carácter añejo, se le sigue queriendo y disfrutando como hace treinta años.

Espero que podáis volver a verla y me contéis vuestras impresiones, especialmente os la recomiendo para esos sábados o domingos de invierno en los que único que apetece es tomar un chocolate caliente ,tapados por una manta y disfrutar una buena película.

Nos leemos en la siguiente review, ochenters.

Mi nota: 7.5/10

Próxima parada: “Golpe por Golpe” año 1981

Jose María Molano

TRAILER

1 comentario:

Juanma dijo...

Esta película es una de las más entretenidas de Norris y la vis cómica junto a la química que desprende junto a Louis Gossett Jr.es de lo mejor del film y oír supuesto como en casi todas las pelis de Norris no podía faltar la típica pelea en el bar. Es una película entrañable.