Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Desaparecido en combate II (1985, Lance Hool) Missing in action II



Muy buenas “ochenters”, cogemos nuestro Delorean y nos trasladamos a 1985, fecha en la cual tuvo lugar el estreno de la película que vamos a comentar hoy: “Desaparecido en Combate II”.

Lo primero que hay que decir de ella, es que no nos dejemos engañar por su título, puesto que no es una secuela, sino que es una precuela, es decir, se nos cuentan los hechos acaecidos previamente a lo ocurrido en “ Desaparecido en Combate”.

SINOPSIS:

El coronel James Braddock es apresado por el ejército vietnamita en 1972, acusado de crímenes de guerra contra el pueblo vietnamita. Diez años después y ante los continuos abusos a los que son sometidos él y sus soldados, Braddock decide tomarse justa venganza y escapar de su cautiverio.



OPINIÓN:

Como he comentado previamente lo que se nos cuenta, son los hechos acaecidos anteriormente a “Desaparecido en Combate”. El caso es que ambos films fueron rodados a la vez y viendo el resultado de una y otra, se decidió estrenar primero “Desaparecido en Combate” y posteriormente ésta, que visto lo visto, mejor se hubiesen ahorrado estrenarla y lo mejor hubiese sido dejarlo en la caja de los guiones olvidados.

En esta ocasión pasamos de lo que era un panfleto puramente patriota como era la anterior película de Norris, “Invasión USA” a un panfleto también patriota pero a la vez de denuncia por el abandono al que eran sometidos los soldados que aún perduraban encerrados en los campos de concentración o de cultivo de opio vietnamitas, sin que la por entonces administración Reagan hiciese nada por remediarlo.

El inicio nos lleva a la captura de nuestros soldados, cuando son abatidos en su helicóptero y de ahí directamente damos un salto en el tiempo de diez años y aquí empieza la fase más anodina de la película.

Nos pasamos una hora viendo como el coronel Yin y su cómplice Lao, hacen la vida imposible a Braddock y cía y teniendo como cómplice al americano Nester, cuyo papel no es más que el de un maniquí puesto para hacer bulto en el film, puesto que se limita a poner su sonrisa y lucir palmito en la pelea que tiene con Norris, aparte de ser un mero colaborador sin nada que aportar siendo un personaje aburrido y carente de sentido.



A Chuck Norris en ciertos momentos parece que el personaje le provoca desgana y el Profesor Tanaka ( Lao) y Soon-Tek Ho ( Yin) están completamente desaprovechados y parece que están en pantalla por el mero hecho de llenarse los bolsillos. La pena es que ni siquiera la banda sonora de Brian May ayuda a que se nos haga más liviano el metraje…hasta que llegamos a la media hora final y hombre, ahora sí que merece la pena haber aguantado sin dormirse para ver la película.

Braddock desesperado, decide dar rienda suelta al guerrero que lleva dentro y nos empieza a dejar escenas marca de la casa, como aquella en la que prende fuego a los soldados vietnamitas que vigilan el puente colgante o como hace volar el campamento entero.

Luego la huida con Mazilli es muy dinámica, con el cerco por parte de los soldados vietnamitas y como se deshacen de ellos, con granadas y a base de darle buen uso a la metralleta.

Lo mejor se supone que quedaría para el final con el enfrentamiento entre Yin y Braddock, pero…la pele es un querer y no poder, los golpes no son nada realistas y nunca parece que esté equilibrada la pelea, puesto que se ve desde el inicio que Braddock le va a dar una buena tunda de palos…pero claro está, siendo Norris, las cosas deben finalizar al más puro estilo americano, es decir, con muchos fuegos y para eso nos quedamos con esa voladura por los aires de la casa de Yin.

Una película ciertamente olvidable y que sin duda es una de las peores que hizo Norris para la Cannon.

Próxima parada : “Delta Force”

JOSE MARÍA MOLANO




No hay comentarios: