Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Parodias de los 80


¡Qué grandes comedias nos regalaron los 80!. Es mi género favorito sin duda y dentro de él tengo especial predilección por las parodias. En esta década se hicieron en mi opinión grandísimas películas de este tipo y a continuación os hago una lista con las mejores, incluyendo finales de los 70 y principios de los 90.

Jim Abrahams y los hermanos Jerry y David Zucker (conocidos como ZAZ) son los responsables de las mejores parodias de estos años. No hay película que haya escapado de sus comediantes garras y las más famosas tuvieron su irreverente vuelta de tuerca.

Aterriza como puedas (1980) fue el principio. Es una parodia de un film de finales de los 50 llamado Zero hour! de la que compraron los derechos, aunque también se fijaron en las películas de desastres aéreos “Aeropuerto” y a partir de ahí hicieron mofa de grandes éxitos de entonces como Fiebre del sábado noche, con referencias a otros como Tiburón y Rocky.
Aterriza como puedas 2 (1982) no fue ni escrita ni dirigida por ZAZ, aunque los protagonistas siguieron siendo los mismos. Esta vez se trataba de un vuelo espacial y la verdad es que está a la altura de la primera en cuanto a diversión.



Volvieron los hermanos Zucker y Abrahams en Top Secret (1984). El cine bélico y de espionaje no se iba a librar de su parodia. Protagonizada por Val Kilmer haciendo de una especie de Elvis, aquí llamado Nick Rivers, que acaba uniéndose a la resistencia contra los nazis, con unos secundarios de lujo haciendo el ganso y referencias a películas famosas (lo de El lago azul es buenísimo), nos ofrece un estupendo espectáculo de carcajadas.

Con Agárralo como puedas (1988), Agárralo como puedas 2 y ½ (1991) y Agárralo como puedas 33 y 1/3. El insulto final (1994) los ZAZ consiguieron una de las mejores trilogias del cine de entretenimiento. El género policiaco les sirvió esta vez para parodiar como siempre las películas más famosas del momento, con el gran Leslie Nielsen bordando el papel del incompetente teniente Frank Drebin. El origen de estas películas está en la serie Police Squad.



Otro genio del cine es Mel Brooks, que ya había hecho grandes comedias paródicas en los 70, como El jovencito Frankenstein (1974), Sillas de montar calientes (1974) y Máxima Ansiedad (1977).

En los 80 nos ofreció un par de obras a destacar:

La loca historia del mundo (1981), nos trae episodios de la historia, desde la aparición del primer hombre hasta la Revolución Francesa, bajo la mirada cómica del señor Brooks y narrados por Orson Welles. A ratos tiene su gracia pero termina haciéndose un poco pesada.

Mejor es sin duda La loca historia de las galaxias (1987), que parodia las películas de Star Wars con toda su iconografía y referencias también a otras obras famosas, como Star Trek, El planeta de los simios o Acorralado. Destacar a Rick Moranis como Casco Oscuro, un malo adorable.



Y continuamos a velocidad absurda con otras cintas destacables de esta década.

This Is Spinal Tap (1984): un falso documental sobre uno grupo de heavy metal, dirigido por Rob Reiner. Somos testigos de los pocos éxitos y muchos fracasos durante su gira americana, con todos los tópicos del mundo que retrata, pero con gran diversión para el espectador.

El regreso de los muertos vivientes (1985): parodia-homenaje al cine zombie de George A. Romero, dirigida por Dan O’Bannon, guionista de Alien. Sangre, comedia, zombis y acción en una película muy disfrutable y típicamente ochentera.

El pelotón chiflado (1981): Bill Murray y Harold Ramis se alistan en el ejército, dirigidos por Ivan Reitman. Para pasar el rato y echar unas risas, aunque no está entre lo mejor de este director ni de estos actores. Si el sargento Clint Eastwood hubiera estado al mando hubiera sido otra cosa.



Cliente muerto no paga (1982): Carl Reiner dirige al genial Steve Martin en esta parodia del cine negro, con un un gran plantel de estrellas del cine clásico que, desde escenas de sus películas, van interactuando con el protagonista gracias a una gran labor de montaje, creando así la trama de la película. Como fan de Martin yo la recomiendo.

JAVIER GRANADA VICENTE

1 comentario:

cineonline dijo...

gracias amo el cine clasico es lo mejor