Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Flash Gordon (1980, Mike Hodges) Flash Gordon



Icono ochentero donde los haya. Esta película, en su momento no alcanzó el éxito que se le presuponía. Entre un gran elenco de actores y con el reclamo de la banda sonora a cargo de los idolatrados Queen, se estrenó en 1980. En cuanto a cifras y a críticas fracasó estrepitosamente. Pero algo tiene esta película, que a día de hoy es una de las películas más admiradas por los amantes de la cienci-ficción y los amantes del cine de los 80.

Hay que reconocer que tanto el guión, actuaciones, y los efectos especiales dejan bastante que desear, pero hay algo más (a parte de la genial banda sonora) que la eleva a ser una película con más fans de la historia del cine. Puede ser la estética visual, el vestuario y que ya venía de un comic que arrastraba muchos seguidores. El caso es que Flash Gordon sigue dando que hablar entre los ochenteros, si no, para muestra la película Ted, en la que el protagonista encarnado por Mark Wharlberg nos muestra su obsesión por la película y por su protagonista Sam J. Jones.



Para mí es uno de los mejores y más gratos recuerdos que tengo de mi infancia en los 80 cinematográficamente hablando, además que ahí empecé a conocer a uno de mis grupos favoritos de la historia del rock (Queen).
Quisiera mostraros todo lo que lleva tras de sí esta mítica cinta, desde sus orígenes en el comic hasta sus adaptaciones para la televisión y a la animación.

Nos remontamos hasta el 7 de enero de 1934, cuando se lanzó el comic de Alex Raymond, primero se hizo como página dominical para el King Features Syndicate, posteriormente fue retomada por otros dibujantes y guionistas.

El comic es bastante surrealista, y todo parte de Flash Gordon, un jugador de fútbol americano famoso (de los New York Jets) que acaba con su chica en el planeta Mongo tras un giro de guión inexplicable.



Pasaron los años y el personaje de Flash Gordon pasó de ser un personaje humano a un super-héroe.

Más tarde DC Comics retomó los comic books del personaje. En el 36, 38 y 40 aparecieron series para la televisión.
En 1979 surgió una serie animada basada en los comics, y ya en 1980 se realiza la película de la cual hemos hablado al principio. También un telefilm (1982) y dos series animadas (1986 y 1996). Además, el director Stephen Sommers cuenta actualmente con los derechos de cine del personaje.



Sobre nuestra película ochentera, comentaros que fue dirigida por Mike Hodges, producida por Dino de Laurentis, guión de Lorenzo Semple Jr. Protagonistas:

Sam J. Jones Flash Gordon.
Melody Anderson Dale Arden.
Chaim Topol Dr. Hans Zarkov.
Timothy Dalton Príncipe Barin.
Max von Sydow Emperador Ming.
Ornella Muti Princesa Aura.

La realidad es que la película, de mala y divertida que es, acaba siendo hasta buena y entrañable.

La curiosidad es que años antes, un joven George Lucas preguntó al productor italiano Dino De Laurentiis por los derechos para hacer la película basada en la obra de Raymond, pero se negó a dársela a él. Poco después Lucas se embarcó en un proyecto llamado Star Wars, mira tú por donde.




Una vez en marcha el proyecto, la producción se disparó. Como ejemplo para entenderlo: ese año se estrena El Imperio Contraataca con un presupuesto de 18 millones de dólares de la época, mientras que Flash Gordon casi lo dobla con 35 millones de dólares. La taquilla se encargó de despejar las dudas, el film recaudó tan solo 27 millones de dólares.

Tras esta estrepitosa caída se fulminó la idea de hacer una segunda parte, y eso que la primera acaba con un final abierto a ello.
Aún así, la película llegó a tener varias nominaciones a los premios Bafta. Y Sam J. Jones también fue nominado en los premios Razzi como peor actor.

Siempre se ha considerado que uno de los mayores errores de esta película fue el trasladar fielmente la estética kitsch y pulp del comic, que la hizo bastante extravagante para la mayoría del público.
Y los efectos visuales, aunque en aquella época no estaban mal, pero al compararlo con las cintas de Star Wars fue otro de los puntos que la hizo fracasar.




El caso es que el fenómeno Flash Gordon se inició allá por 1934 y perdura hasta la actualidad. Así que algo tendrá que la ha hecho perdurar tanto en el tiempo. Mi valoración personal es que hay que ver la película de 1980, y si me apuras, yo recomiendo que echéis un vistazo a los comics y así os hará entender más aún la película. A mí me encanta, es más, es de las películas que yo creo que todo ochenter que se precie debería de ver, ya que tiene todo. Un vestuario muy llamativo y colorido, una historia fantástica que engancha desde el principio. La estética de los efectos visuales y decorados, y sobre todo, sobre todo, esa pedazo de banda sonora a cargo de Queen que no hay que perderse. Ya sé que esta película o se adora y ama o se odia, pero, de verdad, no os dejará indiferentes y ya me contaréis si os ha parecido una castaña como a muchos, o una obra maestra de culto como a mí y a miles y miles de fans.


BENJAMÍN CARRETERO MONTES



No hay comentarios: