Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

El círculo de hierro (1978- Richard Moore) The Silent Flute/ Circle of iron

De vez en cuando uno se encuentra con rarezas que desconocía de su existencia, rarezas sumergidas en el fondo del cine de serie B o incluso Z, pero que al ver el reparto con el que contaba y de quien venía la idea del guión, era irremediable que mi interés fuese atraído. Hoy os voy a describir una de esas rarezas, que no alegran la vista, pero que no dejan indeferente. Vamos con el Círculo de Hierro

Sinopsis
En una tierra lejana e inhóspita, un joven guerrero Cord (Jeff Copper) busca un libro místico que se haya en poder de Zetan (Christopher Lee), con la ayuda del hombre ciego (David Carradine) .Pero para encontrarlo primero deberá enfrentarse a varias pruebas que pondrán en juego su vida y su destreza en las artes marciales.

Reparto y desarrollo

Basada en una idea original de Bruce Lee, el proyecto databa de 1969 cuando el joven artista marcial empezaba a despuntar en la televisión americana. Él y su amigo James Coburn buscaban financiación para la película e incluso ya tenían idea de quien podría se el protagonista principal, quien no era ni más ni menos que Steve Mc Queen, quien entrenaba en el gimnasio de Bruce. Si bien todos los planes fueron al traste debido a la negativa de Mc Queen y posteriormente ocurrió el fallecimiento de Lee, quedando el proyecto en el limbo.
Sin embargo David Carradine ( Kung-Fu), compraría los derechos del guión y consiguió financiación con el fin de poner en marcha la producción de la obra.
Para la silla del director se eligió a Richard Moore, quien debutaba en el largometraje con esta película, si bien es más conocido por su faceta como guionista, formando parte del desarrollo de entre otras películas ( Annie/1982) y en quien se confiaba para que le diese el aura mística que necesitaba la película.
Una vez conseguido el director tocaba elegir a los actores principales. Para ello Carradine se cogió el papel que hubiese interpretado el fallecido Lee, interpretando cuatro papeles diferentes en la película ( el ciego, el hombre mono, la muerte, que por cierto parecía una versión Z de Black Panther y Changsha).
Como el guerrero Cord se eligió a un actor muy televisivo como era Jeff Cooper que se había ganado cierta fama interpretando en dos películas mexicanas a Kalimán, una especie de héroe especialista en artes marciales.
Por último se cogieron a dos glorias del cine como Ellie Wallach, interpretando un curioso papel de un hombre metido en una barrica con aceite, para así deshacer sus piernas ( imperdibles sus escenas) y Christopher Lee como Zetan , el guardián del libro de la Sabiduría.
El rodaje se desarrollaría en Israel, donde la producción se desarrolló sin mayores incidencias, exceptuando las dos veces en que Carradine se rompió la nariz.

Opinión

Recordemos que la época en la que se realizó coincidió con un boom de las artes marciales brutal, derivado del reciente éxito de Bruce Lee y su posterior fallecimiento, de ahí que tras su muerte pululasen productos que buscaban seguir con el filón del éxito del  pequeño Dragón.
Como todos sabemos, muchos de aquellos productos carecían de la calidad necesaria para ser considerados éxitos y ésta película es una de ellas, cuyo mayor reclamo era el pequeño saltamontes David Carradine y la siempre inquietante (esta vez risible y muy breve), presencia de Christopher Lee.
Las escenas de acción están muy, pero que muy mal rodadas, bochornosas, donde la falta de unas meras nociones de artes marciales por parte de los actores son la nota predominante, porque lo de David Carradine es un chiste mal contado, con esa sonrisa picarona y chulesca, haciendo poses muy de Lee, pero sin llegar a nada (lo del combate final interpretando a Changsha es para darle de comer a parte).
 Si bien es verdad que el espíritu de Bruce Lee, puede llegar a percibirse en cuanto a ciertos aspectos filosóficos, con frases demoledoras como "cuatro pájaros juntos tienen cuatro alas pero no pueden volar" , también es verdad que con su presencia en lugar de Carradine la cosa hubiese tenido mucha más espectacularidad, porque no vayamos a pensar que el señor Cooper ayuda, no que va, a parte de lucir músculo y melenilla y poner cara de no saber donde narices se ha metido, su actuación es un  querer y no poder sin rumbo definido.
Para el recuerdo nos puede quedar la imagen de la muerte (Carradine) ataviado cual Black Panther  de los 80 o de la del circo lleno de árabes, egipcios y romanos en medio del desierto, celebrando una especie de orgía como telón de fondo de una pelea entre Carradine y Jim el Negro y bueno ya puestos, ojo a los perseguidores de nuestros protagonistas en cierta fase de la película: bárbaros, romanos, árabes, egipcios...vamos, que como toda la película, no tiene ni pies ni cabeza.


Conclusión
Si os gustan las rarezas, esta película es una buena muestra de ello. ¿Qué hubiese sido de este film, con Bruce Lee de protagonista y Robert Clouse de director?, por desgracia nunca lo sabremos, porque esta película quiso ser algo en algún punto y se quedó en nada en el final.
Como apuntes finales quiero mencionaros que la flauta que toca el amigo Carradine es la misma que toca en Kill Bill 2 y así mismo, el final de la película con el libro de espejos, fue copiado para el final de otra cinta de artes marciales, en este caso de animación, como fue Kung Fu Panda (2008).

Nota Ochenter: 4/10




No hay comentarios: