Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en nuestra colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dieron estas décadas.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Star Trek, La nueva generación (Star Trek: The Next Generation, Viaje a las estrellas: La nueva generación, Paramount-CBS, 1987-1994)



“El espacio, la última frontera. Estos son los viajes de la nave estelar Enterprise, en su misión permanente de explorar nuevos y desconocidos mundos, de buscar nuevas formas de vida y civilizaciones, de ir audazmente donde nadie ha ido jamás.”

Tras su exitoso paseo por la gran pantalla en los primeros ochenta, Gene Roddenberry propuso a la Paramount que Star Trek regresara a la televisión en forma de serie y con una tripulación renovada para el Enterprise (los “siete magníficos” ya empezaban a dar síntomas de agotamiento, y estaban al borde de la jubilación). Llegaba así Star Trek, la nueva generación, que sitúa su argumento un siglo después de la original.
El planteamiento era el mismo: viajes interestelares a velocidad factorial, encuentros con civilizaciones alienígenas, batallas y aventuras en planetas hostiles, teletransportación o paradojas temporales. Sin embargo, algo sí que iba a cambiar.

KIRK vs PICKARD: OTRO ESTILO DE CAPITAN
         Lo primero que sorprendió a los productores fue el nuevo perfil de capitán del Enterprise que había ideado Roddenberry, no sería de origen estadounidense, sino francés, de nombre Jean-Luc Pickard. Y su personalidad y estilo serían totalmente diferentes a los del legendario James T. Kirk.
         El capitán Kirk de la serie clásica y las películas, encarnado por el icónico William Shatner, es el arquetipo de hombre de acción, el héroe de novela, el galán seductor y aventurero del cine. Valeroso, arrojado, de porte atlético, sonrisa irresistible y sentido del humor. Siempre con el faser en la mano, presto a usar los puños contra sus enemigos, y sus labios con las mujeres.

         En contraposición, Pickard (interpretado por el experimentado actor británico Patrick Stewart), es alto, delgado, de mediana edad y con poco pelo. De carácter flemático, contenido, ascético hasta el cuasi celibato, de gesto impertérrito. Un jefe cerebral, analítico y poco dado a las bromas. Un intelectual, casi un filósofo, más amigo de los libros que de los fasers, y que solo usará los torpedos de fotones como último recurso.

         Como curiosidad, los fans han comparado las veces en que Kirk tiene encuentros amorosos con mujeres, más de una cincuentena (incluido el de Uhura, primer beso interracial en la televisión estadounidense); mientras, en más del doble de capítulos, su sucesor Pickard apenas supera la decena de escarceos románticos.

OTRA TRIPULACION PARA EL NUEVO ENTERPRISE
         Como ya hemos mencionado, el capitán Pickard no es un hombre de acción, y por ello se introduce en la tripulación una nueva figura que lo complemente, el primer oficial William Riker (Johnathan Frakes), este sí, un joven apuesto y fornido, presto para la pelea y el romance.

         Suplir al emblemático Spock tampoco iba a ser tarea fácil, por ello se rodea al capitán con dos figuras que cumplan su función de oficial científico y consejero. Para el primero se opta por un personaje complicado de encajar y que incluso puede resultar cargante, pero que se hizo muy popular entre los fans, el androide Data (un Brent Spinner recargado de maquillaje y brillantina). Como consejera, la bella y enigmática Deanna Troi (Marina Sirtis), que es mitad humana, mitad betazoide y posee poderes extrasensoriales.


         El toque alienígena lo pone el oficial táctico Worf (Michael Dorn), un guerrero Klingon adscrito a la Flota de la Federación. Su personaje resulta muy original y con gran empaque, no solo para la lucha sino también a la hora de tomar decisiones.

         Para el papel de “Bones”, médico de a bordo, que en la serie original era el Dr. McCoy/DeForest Kelley, se escoge a una mujer, la doctora Beverly Crusher (una espléndida Gates McFadden), que parece hecha a la medida del capitán Pickard, una belleza madura, esbelta, elegante y contenida (de hecho, ambos mantienen en todo momento una incontenible tensión sexual no resuelta). 

         La doctora Crusher es viuda y viaja con su hijo adolescente, Wesley, un joven tímido y agraciado, que acabará como un miembro más de la tripulación (este personaje convirtió a su protagonista, Will Weaton, en un ídolo juvenil, y posteriormente se haría famoso por sus cameos en la exitosa serie milenial “Big bang”, llena de referencias a Star Trek, y en la que se interpreta a sí mismo).

         Completa la tripulación, no podía faltar, el ingeniero jefe, que esta vez no es un escocés burlón como Scotty, sino un serio y eficiente afroamericano, Geordi La Forge (interpretado por LeVar Burton, famoso por ser el joven Kunta Kinte de Raíces), que aparece siempre con un visor externo en los ojos ya que es invidente.

         En la primera temporada también se incluyó un personaje de origen ruso, como el legendario Pavel Chejov, en este caso fue la jefa de seguridad Natasha “Tasha” Yar (Denis Crosby, nieta del actor Bing Crosby), una mujer esbelta, atlética y decidida, con un look llamativo de pelo corto y flequillo.

         Junto al elenco principal hay una serie de personajes recurrentes, como es el caso de Guinan (Woopi Goldberg), que es barman de la cubierta del Enterprise, y también muchos otros que aparecen en cada capítulo, entre los que encontramos a al ex Equipo A Dwight Schultz, o a la estrella de la serie original Majel Barrett.

LOS NUEVOS ENEMIGOS
         Firmada la paz con los Klingon, aliados ya de la Federación de Planetas, los enemigos ahora son principalmente los romulanos, mucho menos relevantes tanto en la serie original como en las películas.
Junto a ellos, encontramos nuevos adversarios como los ferengi o los cardasianos,  pero sobre todo a los temibles Borg, mitad humanoide mitad máquina, que viajan en poderosas y destructivas naves en forma de gigantesco cubo, y cuyo objetivo es el sometimiento de las otras razas mediante el control mental y la conversión.

SIETE EXITOSAS TEMPORADAS
La serie fue todo un éxito, con un total de 178 episodios y siete temporadas, frente a los escasos 79 en tres temporadas de la mítica serie original de 1966. En España, La nueva generación fue adquirida por la FORTA, que agrupaba a las recién creadas televisiones autonómicas, que solían hacer pedidos en común al extranjero para abaratar costos, por ello, tanto su recepción como su impacto fue irregular, ya que no se emitió en un primer momento a nivel nacional, como si lo fueron otros exitazos de la época como MacGyver, El coche fantástico o El Equipo A. Pese a ello, la serie se convirtió en todo un clásico.
Tras el final televisivo, el formato continuó en el cine con Star Trek VII: La próxima generación (1994), en la que el capitán Kirk “pasa el testigo” de forma oficial a su sucesor Pickard, Star Trek: primer contacto (1996), Star Trek: insurrección (1998) y Star Trek: némesis (2002), y con más spin off televisivos (Star Trek: Espacio profundo nueve, Star Trek: Voyager, y Star Trek: Enterprise), que mantuvieron la franquicia en antena hasta 2005, y recientemente ha llegado a la pequeña pantalla Star Trek: Discovery, y en cines se han hecho recientemente dos espectaculares películas sobre la juventud de los personajes de la serie original con un reparto muy cuidado, lo que ha renovado y actualizado por completo Star Trek.

CONCLUSION
         Ochenters, ser fan de Star Wars y Star Trek no solo es compatible, es saludable. La primera es una épica fantasía espacial que nos hace soñar en una galaxia muy, muy lejana; la segunda es pura ciencia ficción futurista sobre lo que podemos llegar a ser como raza humana. Sin ir más lejos: recientemente, el prestigioso físico teórico mexicano Miguel Alcubierre demostró con un modelo matemático la posibilidad de viajar a velocidad factorial. Así que, como diría el capitán Pickard, “¡Engage!”.
         Larga vida y prosperidad, ochenters.

                                Por Víctor Sánchez González





No hay comentarios: