Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

El chico de oro (1986, Michael Ritchie) The Golden Child


Chandler Jarred, un detective especializado en la búsqueda de niños desaparecidos, es requerido para encontrar a un niño muy especial, "El chico de Oro", un niño nacido cada mil años para evitar que el mal se apodere del mundo. Chandler es "El elegido", el hombre predestinado según la profecía del oráculo de Neuchung para liberar a "El chico de oro" de las garras de Sardo Numspa - un demonio enviado por Satanás para acabar con el niño e instaurar el infierno sobre la tierra -. Para ello, Jarred estará acompañado de Kee Nang, una bella mujer que le desvelará la verdadera naturaleza del problema al que se enfrentan.

 

Un caso perfecto de como, en los ochenta, lo fantástico desbordó sus ya de por sí difusos límites e inundó multitud de películas. Sí, una de las características de esta década no sólo es la gran cantidad de producciones del género fantástico, sino la incursión de éste, en su más amplia acepción, en todo tipo de temáticas que perfectamente podrían serle ajenas. Sin embargo, encontramos ejemplos por todas partes: aventuras juveniles como "Una pandilla alucinante" o "El secreto de Joe",  películas de acción como "Los inmortales", románticas como "Sueños eléctricos" (1984) ... Por no decir trilogías como "Regreso al futuro" o "Indiana Jones"; películas , todas ellas, que se vieron en mayor o menor medida contagiadas por la temática fantástica. Así, El chico de oro, no sólo es una película de acción, humor y aventura, sino que la eterna lucha de las fuerzas del bien y el mal, copa muchos de sus fotogramas. Puede también considerarse como ejemplo de la "fiebre oriental" que se puso de moda con esa ingente cantidad de películas de artes marciales - con "Karate Kid" a la cabeza - que nos bombardeaban desde las estanterías del videoclub o la pantalla grande. Por esa mezcla de humor, acción, aventura y fantasía tamizada por la imaginería oriental  no queda más remedio que relacionarla con esa maravilla de lo friqui llamada "Golpe en la pequeña china" (1986), estrenada además el mismo año y que, a pesar de que hoy día, quizás reciba mejor consideración, en el año de sus estreno fue barrida en la taquilla por la película que nos ocupa.


El chico de oro es una película sumamente entretenida y puramente divertida en la que la acción transcurre veloz de forma que apenas quede tiempo para reflexionar sobre lo descabellado de algunas de sus situaciones (o de su propuesta). En esto ayuda la ágil dirección de un veterano todoterreno como Michael Ritchie, quien  ha tocado desde la serie televisiva pasando por el drama , la comedia, la acción o el eclecticismo que nos ocupa. Entre algunas de sus películas más conocidas se encuentran la comedia "Fletch , el camaleón" (1985) protagonizada por Chavy Chase o "La isla" (1980), una adaptación de la novela homónima de Peter Blenchy con Michael Cane. Otra baza a su favor - junto con la exótica belleza de Charlotte Lewis (Kee Nang, la compañera de Jarred) -  es la presencia imponente del malo malísimo, Sardo Numspa - encarnado por Charles Dance, ahora superconocido por su papel de Tywin Lannister en la serie  "Juego de Tronos"- todo un demonio, enviado por el mismísimo Satanás para matar al Chico de oro e instaurar su maléfico reinado sobre la tierra .  Por si esto fuera poco, el amigo Eddie Murphy no nos dará tregua a base de muecas y los habituales chascarrillos que lo hicieron tan popular, siendo algunas frases francamente divertidas como la de la cuchilla y el  "Kleenex" o la del aeropuerto con su "hermano Numsi",  y otras sencillamente antológicas como la del cuchilo. En cuanto a los efectos especiales, apartado fundamental tratándose de una película fantástica, son aceptables, destacando las escenas de la lata de refresco y la de la lucha contra el demonio - en las que se emplea la técnica "Stop motion" -

Yo, yoyo, yoyoyo yo quieeerrrooo el cuhiiiilloooo. Por faaavoorrrr ...
 Así que ya sabéis queridos lectores. Preparaos para pelear con una banda de moteros, conocer a gente y a seres fuera de lo común, vivir el amor de Chandler Jarred y Kee Nang, viajar al enigmático Tibet para recuperar un cuchillo de otro mundo y enfrentaros a hordas maléficas. Pero no temáis, este viaje no lo haréis solos, disfrutaréis de buenísima compañía y, por supuesto,  mucha diversión. Todo de la mano de "El chico de oro".

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA

 
¡Mi hermano Numsi me ha perdonado!
 Ficha técnica y artística

TRAILER


Escena "Yo quiero el cuchillo"



10 comentarios:

Adolfo dijo...

Nada más ver que comentabas esta peli me acorde de la escena del cuchillo, jeje, se ve que caló hondo. Charles Dance era ya conocido por ser el malo de El último gran héroe. Un gran actor, por cierto. Yo fui a verla al cine de pequeño y se me grabó la escena de la lata de refresco bailando. Clásico.

Félix Redondo Casado dijo...

Eddie Murphy (Superdetective en Hollywood; Límite 48 horas) es uno de mis actores favoritos. En esta película está genial y es un film claramente a su servicio. Junto a Murphy, también me gustan Bill Murray (Atrapado en el tiempo, ¿Qué pasa con Bob?, Danny DeVitto (Jack, el oso, El pez gordo, Los gemelos golpean dos veces, Junior, Matilda), Dustin Hoffman (Rain Man; Tootsie, Cowboy de medianoche, El graduado, Papillon), Jack Lemmon (El apartamento, Aquí, un amigo, La extraña pareja, Irma la dulce, En bandeja de plata), John Candy (Mejor solo que mal acompañado, Solos con nuestro tío, Yo tú y mama), Robin Williams (El club de los poetas, Despertares, Sra. Doubtfire), Sean Connery (Los inmortales, Los intocables, Zardoz)
Steve Martin (Mejor solo que mal acompañado, Un par de seductores, Roxanne), Tom Hanks (Big; Forrest Gump, Esta casa es una ruina)y Peter Ustinov (Espartaco, Topkapi, Quo Vadis, Muerte en el Nilo).

soytutioargail dijo...

Las pelis de los 80's eran "the best" mezclando humor y ciencia ficción y el chico de oro es un gran ejemplo. Recuerdo cuando Murphy subía unas escaleras y espetaba que sólo su culo podían caber por aquellas escaleras. Se me cae el lagrimón. Un saludo!

Herman Master dijo...

Adolfo, la escena del cuchillo es la más mítica de toda la película. La de la lata yo creo que a todos, de chavalines, nos llamó mucho la atención.

¡Félix, chico! ¡Eres una enciclopedia!

Soytutioargail, gracias por haber visitado mi blog. Ya le he echado un vistazo al tuyo, me gusta y además tenemos gustos muy parecidos.

Un saludo.

Rodi dijo...

Muy mítica! Recuerdo que siempre la emitían en Telecinco. Entretenida, buenso fx's y con Murphy en el mejor momento de su carrera.

PD: Me alegra ver que vuelves a publicar.

Saludos.

seroons dijo...

esta peli es buena, muy entretenida.

FerBolter dijo...

Una de mis películas favoritas de cuando era niño... y todavía lo es, supongo que más por nostalgia que por otra cosa... La escena de pedir el cuchillo es !!!antológica¡¡¡.
¡¡¡Y enhorabuena por el blog!!!

FerBolter dijo...

Y que no se me olvide comentar la BSO: "You make my body rock!!!"

JuanRo Alcaide dijo...

Que bueno lo del cuchillo. a veces le hago la broma cuando el pido a mi novia algo de hablar como Eddie en esa escena, no lo entiendo pero se rie igual de lo patetico ke me sale xDDD

Anónimo dijo...

gran pelicula, yo la vi por prinmera vez en tve a principios de los noventa, y despues en telecinco. ahora la dan de vez en cuando en la parampunt, yo no me canso de esta pelicula.