Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Especial Comando II : Escenas impactantes

Continuamos con la segunda parte del especial sobre Comando. En esta ocasión mostraré algunas de las imágenes más sublimes contempladas por el ojo humano en la gran pantalla.

Matrix se presenta





Nada mejor para abrir boca que unos primeros planos de sendos bíceps y su cara impasible; el plano de la cara es fundamental, en dos segundos ya sabemos con certeza que un tío que camina sin inmutarse con un tronco sobre el hombro es muy, pero que muy peligroso.

Matrix e hija



Aquí observamos como Matrix parte troncos sin perder un ápice de su capacidad extrasensorial;no se carga a su hija porque la ve por el reflejo de la hoja del hacha.



Lo más acojonante de esta escena, sin duda, es cuando la hija le estampa el helado en todo el careto y éste comienza a reír como si estuviese poseído; es uno de esos momentos en los que lo que empezó siendo un chiste termina convirtiéndose en una experiencia espeluznante.


Para rematar la faena, Matrix instruye a su hija en las artes marciales, destaca sobre manera el hecho de que le repita la ejecución de un codazo; uno se lo imagina diciendo: “así no hija mía, de ese modo sólo le harás un pequeño corte en la ceja, hazlo así que de seguro le partes el tabique nasal”

Asesinato silencioso


Esta sí que es buena. ¿Cómo matar a alguien en un avión y pasar desapercibido? Matrix tiene la respuesta: le pegas un codazo y luego le partes el cuello. Todo ello, eso sí, a poder ser con gran estruendo, es el único modo de que ninguno de los pasajeros se entere de nada.

¡Ea, ea, ea, Matrix se cabrea!


En el centro comercial Matrix le pega una somanta de palos a cuatro guardias de seguridad, esquiva una bala, arranca una cabina de teléfono de la pared y la levanta (con Sally dentro) para lanzarla contra el suelo, prosigue propinando otra palicilla a (ahora) unos ocho agentes de seguridad, esquiva otra bala y culmina su hazaña lanzándose con una improvisada liana sobre un ascensor, posteriormente es atropellado sin sufrir ni un rasguño.

Pelea en el motel


Una pelea contra Matrix sólo puede terminar con alguien atravesado con un objeto punzante.

De compras


Matrix y se disponen a saquear una armería y no hay método mejor para entrar que un alunizaje con una excavadora. Cargan el carrito hasta los topes, pero inexplicablemente, pese a todas las precauciones y sigilo, son detenidos por la policía.



¿Les requisarán acaso tan maño arsenal? ¡Qué va! Es por eso que Matrix es rescatado cuando ella utiliza un lanzamisiles contra el furgón en el que va detenido. ¿Herido? Ni un rasguño.

Mr Matrix



Matrix se dirige a la costa en una pequeña lancha. Ninguna ocasión más propicia para darnos una lección de cómo hay que cultivar el cuerpo, por eso lo podemos ver ataviado con un diminuto bañador (no es que quiera lucir palmito, es que el pobre tenía mucho calor).

Comando de un solo hombre


Matrix preparándose para la guerra es una de esas escenas que perduran en los anales cinematográficos; aún hoy corren cientos de teorías acerca de cómo pudo cargar con semejante arsenal él solo (ah, se me olvidaba que entrenaba con los troncos): pistolas, cuchillos, granadas, bombas, tres o cuatro armas largas , un lanzacohetes …

En la mansión


Matrix entra en la mansión de y no deja títere con cabeza. Se carga el solito a un ejército entero, esta vez con un rasguño(es lo que tiene que te lancen una granada).






El paroxismo se alcanza en la parte en la que se rearma en el cobertizo del jardinero y a golpe de pala de pinchos, hojas de sierra, hacha y machete (con amputación de brazo incluida) se ventila a otra miríada de enemigos para continuar inmisericorde con la destrucción. En total ciento y pico muertos.

La lucha final


En esta pelea cabe destacar dos momentos (aunque toda ella es antológica): el primero ocurre en la parte final, cuando Matrix golpea a Bennet a tal velocidad que parece presa de algún ataque epiléptico; el segundo es cuando, a punto de ser tiroteado por Bennet, Matrix arranca una tubería de la pared y se la lanza dejándolo ensartado en un depósito de agua.

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA

Y si te ha gustado este artículo puedes leer la primera parte en este enlace

http://cinedelos80.blogspot.com/2011/04/especial-comando-mark-l-lester-frases.html

La tercera y última parte la puedes leer aquí

http://cinedelos80.blogspot.com/2012/03/especial-comando-iii-despropositos.html




6 comentarios:

Gonzalo Agustin Sueiro dijo...

la escena del cobertizo cuando cominza a arrajar hojas circulares de sierras, es mortal, sobre todo cuando le corta el cuero cabelludo como un comanche.

saludos

Axel Foley dijo...

Son tantas las escenas memorables en Comando que creo que me he quedado corto en su exposición xD.

Un saludo!!

Diego Fernández dijo...

Brutal los comentarios tomy lee!

Axel Foley dijo...

Hombre. No sabía que tenías también cuenta en Blogger. Eres como Dios pero en versión cibernauta; omnipresente en toda la red.

juan dijo...

Magistral especial sobre la mejor película de la década. Quizás echo en falta al negro del centro comercial y su épico a la par que contundente mensaje de alerta: "atención, emergencia en la planta de los cines, el sospechoso mide un metro noventa de puro músculo, es u gigante el hijo de puta".

Axel Foley dijo...

Hola, Juan. Pues sí, esa frase que indicas fue una de las que desgraciadamente se me pasaron por alto.

Un saludo.