Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vuestros comentarios.

Juego diabólico (1986, Kevin Tenney) Witchboard



Jim y Linda, decididos a vivir juntos, se mudan a una mansión victoriana en el pequeño pueblo de Fairfield. Para celebrar su nuevo hogar dan una fiesta en el transcurso de la cual Brandon introduce a todos los invitados en el juego de la "Ouija". Tras contactar con el espíritu del pequeño David, Linda (diabólicamente obsesionada con el juego) empieza a jugar sola con el tablero y empieza a distanciarse de Jim... (http://www.filmaffinity.com/es/film940973.html)
 Película de terror de bajo presupuesto que supuso el debut de Kevin Tenney como director. Quizás no os suene el nombre, pero seguro que diciendo que también dirigió La noche de los demonios (1988) ya entráis en materia. Los protagonistas son Todd Allen (Máscara, Mensajero del futuro, Django desencadenado), Stephen Nichols , conocido sobre todo en el mundo de las series de televisión (Santa Bárbara, Melrose Place) y la (por entonces) preciosa y ahora malograda Tawny Kitaen (Despedida de soltero, Santa Bárbara).


De entrada, lo más reseñable es el hecho de ser una de las primeras películas en centrar su trama alrededor de la famosa tabla a través de la cual, supuestamente,  se podría contactar con seres espirituales y demás parafernalia. Pero, si bien en conjunto resulta una película aceptable, con buenos momentos, como las muertes (¡ay sadiquillos míos!) ,o algunas escenas que coquetean con lo terrorífico y lo divertido- con el añadido de los lustrosos flashes de estética ochentera que emanan sus personajes (tremenda la medium, Zarabeth) y algunas situaciones entrañables vistas hoy día - como película de terror la encuentro flojilla. 





Las actuaciones son bastante malas, el guión justito, y carece de una atmósfera propicia al género que representa., recordándome, en determinados momentos, por el desarrollo de la acción y de las relaciones de los personajes (como la rivalidad de los antiguos amigos a causa de Linda) , los decorados, el empleo de la música, o la escasez de efectos visuales y especiales,  más a un telefilm que a una película de terror propiamente dicha (¡y eso que la portada promete mucho!). Y si es verdad que mejora por momentos y ese tufillo a telefilm se desvanece pasada la primera parte, desaprovecha bastante su potencial limitándose a cuatro sustos y no enfocando la historia en torno al malvado e icónico Malfeitor. Un malo con tantas posibilidades merecía un desarrollo de personaje más profundo a nivel de guión, y también una mayor presencia física, sin embargo, sólo en el tramo final se le da algo de cancha, y la verdad es que sabe a poco, rozando la vergüenza ajena el momento en que habla a través de una desmelenada Linda poseída por su espíritu, aunque este momento sea de los más ochenteros de la película y tenga su encanto.




Juego mortal fue bien recibida por el público recaudando más de siete millones de dólares partiendo de un presupuesto de dos. Esto dio pie a varias secuelas en los noventa, la segunda de ellas, Witchboard 2: La puerta del infierno (1993), fue dirigida por el propio Tenney.

¡La recomiendo principalmente por el factor nostalgia!


TRAILER


Superman II: La aventura continúa (1980, Richard Lester) Superman II



Tres criminales procedentes del planeta Krypton, a los que el padre de Superman condenó a vagar por el espacio, eluden su condena y llegan a la Tierra para enfrentarse a Superman en una batalla cósmica por la supremacía sobre el planeta. El superhéroe sigue ocultando su identidad tras la tímida personalidad del reportero Clark Kent, aunque su novia Lois Lane empieza a sospechar algo. (http://www.filmaffinity.com/es/film209211.html)

 Te arrodillarás ante mí, Jor-El. Tú, y un día, tus herederos.

 La historia de Superman 2 (1980) comienza con Richard Donner rodando las dos partes simultáneamente. El problema fue que los productores no querían que el presupuesto se les fuese de las manos ya que hasta el momento habían invertido una cantidad demencial , entonces decidieron centrarse en acabar la primera parte y con los beneficios que obtuviesen terminar la segunda. En 1978 se estrenó Superman y resultó un gran taquillazo, así que con gran cantidad de material ya rodado por Donner lo más lógico hubiese sido que él dirigiesela secuela. Pues no. Por miedo a que el presupuesto se les fuese otra vez de las manos se deshicieron de Donner y contrataron a Richar Lester, un director que volvería a la saga de la mano de Superman 3 (1983). Del mismo modo prescindieron del compositor John Williams y de la escenas de Marlon Brando (pidió mucho dinero por considerar que en la primera parte habían explotado demasiado su presencia). En 2006 salió al mercado en formato DVD una nueva versión de Superman 2 llamada The Richard´s Donner Cut (El montaje de Richard Donner) en la que se incluían escenas eliminadas, cambios en la historia y un nuevo montaje más acorde con su visión. Algunos cambios son casi anecdóticos, pero otros son fundamentales para darle coherencia a una historia que de la mano de Lester quedó coja. 



Si buscáis por la red encontraréis todos y cada uno de los cambios. Algunos relevantes son que los villanos son liberados por el misil que Superman desvía en la primera parte o que , al final, en vez de volver amnésica a Lois con un beso hace girar La Tierra en sentido inverso para retroceder el tiempo (tal y como ocurrió también en la primera). Pero el mayor error fue prescindir de la escena que narra la forma en que Clark recupera sus poderes en La Fortaleza de la Soledad, porque en esta escena Marlon Brando juega un papel fundamental. La conclusión es que si Richard Donner hubiese dirigido íntegramente esta segunda parte el resultado hubiese seguido la estela de la primera; un clásico del fantástico, pero con un toque más épico y oscuro, si cabe, que su predecesora. Sin embargo, Lester se alejó de esta visión. El tono de algunas escenas es desenfadado y se introducen situaciones cómicas, por lo que Superman 2, tal y como se estrenó en 1980, está alejada de la épica y la seriedad del tratamiento de Donner. De todas formas, como gran parte del metraje es de Donner, Superman 2 no alcanza las cotas humorísticas de Superman 3 (1983), esta sí ya dirigida por Lester, y mucho más centrada en el entretenimiento ligero y el humor. Aclarada un poco la historia, voy a comentar la película que figura como dirigida por Lester, tal y como se estrenó allá por 1980.


Ateniéndome a los recuerdos infantiles esta quizás fuese la parte que más me gustaba. Me flipaba la presencia de esos tres malvados kryptonianos que no dejaban piedra sobre piedra a su paso y que libraban en igualdad de condiciones un combate épico contra nuestro héroe. ¿Quién no recuerda su liberación de La Zona Fantasma, la llegada a la Luna, la destrucción del pueblo, o ese supercombate por las calles de Metrópolis? Claro que vista hoy esta película no alcanza el estatus de clásico de la primera, pero aún así este elemento de confrontación y venganza le hace ganar muchos puntos, y más cuando uno es un chaval ávido de acción y aventuras.

El inicio se abre con la música celestial de John Williams, aunque interpretado por Ken Thorne (Oscar por la música de Golfus de Roma, 1966), acompañando un plano del planeta Krypton. Tres villanos (Zod, Ursa y Non) son atrapados, juzgados y condenados a pasar la eternidad en La Zona Fantasma. Lo relevante de este comienzo es que el general Zod (un fantástico Terence Stamp) jura venganza contra uno de sus jueces, Jor - El (Marlon Brando), pero como las escenas de Brando fueron eliminadas no queda claro porque Zod la toma con él y su descendencia. Esta es una de las lagunas argumentales de las que hablaba.

 

La película se desarrolla con un flirteo continuo entre Lois (Margot Kidder) y Clark (Christopher Reeve), en el que ella sospecha que Clark en realidad es Superman. Al tiempo los villanos son liberados por la onda expansiva de una bomba nuclear que Superman lanzó al espacio y cuando llegan a La Tierra tienen los mismos poderes que nuestro héroe (debido a los rayos del sol amarillo), lo que pasa que ellos los utilizan para sembrar el caos y la destrucción. Aquí resulta inolvidable la secuencia en La Luna - destacando la despiadada Ursa (Sarah Douglas) - en la que asesinan a varios astronautas. Superman nos deja a todos con el corazón en un puño porque, desconociendo la llegada de estos letales enemigos, renuncia a sus poderes para llevar una vida normal con Lois. 



Por medio, en un papel totalmente secundario, al contrario que en la primera entrega, Lex Luthor (Gene Hackman) escapa de la cárcel con la ayuda de la señorita Teschmacher (Valerie Perrine) y encuentra La Fortaleza de la Soledad, descubriendo al tiempo la llegada de los villanos con quien no tardará en aliarse al revelarles que Superman es el hijo de Jor-El. De esta parte, lo que más me choca es la desaparición inexplicable de Eve Teschmacher. Si os fijáis, en cuanto terminan sus escenas en La Fortaleza, no queda rastro de ella en toda la película y no se le hace referencia alguna. ¿Un caso para Iker Jiménez? Por otro lado, el papel de Hackman, pese a que encarna muy bien a un Luthor taimado, ruin y plagado de sorna, me rechina bastante en cuanto a su relación con los  kryptonianos : ahora te mato, ahora no, ahora te regalo Australia, ahora te quiero volver a matar… Estas constantes idas y venidas se me hacen un poco pesadas, la verdad, y no creo que aporten gran cosa a la historia.



Uno de los momentos más traumáticos de la película es cuando Clark (ahora sin poderes) para en un bar para cenar en compañía de Lois y recibe una paliza de un camionero. La humillación sufrida (que no quedará indemne, muy satisfactoriamente, al final) le hace consciente, por primera vez en su vida, de lo que es sentir dolor, pero es además en ese momento cuando se entera, por medio de la televisión, de la presencia de Zod y sus aliados. Ahora llegamos a otro punto fundamental que queda sin explicación (como en el caso del inicio) por la supresión de las imágenes de Brando. Clark regresa a La Fortaleza de la Soledad y encuentra el cristal verde. Por medio de este contacta con Jor-El y le suplica recobrar sus poderes. Jor- El termina por fusionarse con su hijo renunciando a su propia existencia y es así como Clark vuelve a ser Superman. En la versión de Lester no aparece nada de esto, simplemente vemos como Clark encuentra el cristal verde y cuando los villanos atacan Metrópolis reaparece como Superman. Esta es la mayor laguna de la historia. 
 

 La batalla librada entre Superman y los super villanos es quizás lo más espectacular de toda la película. Una lucha épica en el corazón de Metrópolis en la que los cuatro hacen gala de todos sus poderes: destrucción de edificios, vendavales, peleas en el subsuelo, en el aire o ataques con rayos lanzados por los ojos harán las delicias del espectador. Pero será en La Fortaleza de la Soledad donde se libre un combate final en el que no será la fuerza, sino la astucia, el factor determinante, y en el que Luthor jugará un papel fundamental.





Superman 2 fue otro éxito de taquilla - aunque sus 108 millones de recaudación lejos quedan de los 300 de la primera parte – cuyos beneficios duplicaron su presupuesto. Resulta una buena película de fantasía y aventuras, pero deja un mal regusto por ser un quiero y no puedo. Cumple en su conjunto, pero para una producción de su categoría son imperdonables esas lagunas argumentales que le restan coherencia y solidez, y para un fan resulta muy injusto el trato recibido por Donner. Con esta película puede darse por concluida la calidad en las producciones del hombre de acero en los ochenta, las siguientes secuelas bajarían el listón hasta límites que alcanzarían, en el caso de Superman 4 (1987), el bochorno.





TRAILER



Ninja 3: La dominación (1984, Sam Firstenberg) Ninja 3: The Domination

 


Una muchacha es poseída por el espíritu maligno de un ninja que reside en una antigua katana. Cuando toma posesión de su cuerpo comete terribles asesinatos. Tan solo otro ninja podrá evitar que el derramamiento de sangre continúe. (http://www.filmaffinity.com/es/film200951.html)

 Sólo un ninja puede destruir a otro ninja

De lejos la más desfasada de la “trilogía ninja”. Si La justicia del ninja pecaba de no tomarse a sí misma muy en serio y La venganza del ninja era pura acción desenfrenada, Ninja 3: La dominación es un disparate delirante y ochenterísimo que resume a la perfección las películas más desfasadas de la década aunando todos y cada uno de sus excesos. Repite en la dirección Sam Firstenberg y en el guión James Silke, aunque en esta ocasión no salen tan bien parados como en La venganza del ninja. Pero, eh, no me malinterpretéis, la película es mala, pero mala con clase y desopilante de principio a fin.

El inicio sigue la estela de sus predecesoras. Una masacre en la que un ninja (David Chung), tras armarse hasta los dientes con un arsenal escondido en la falsa piedra de una cueva, va liquidando a jugadores del golf y policías sin contemplaciones. ¿Por qué? Ni puta idea, ¡pero mola que flipas! Finalmente el ninja loco resulta acorralado por la policía y malherido a base de una buena dosis de plomo, pero escapa (ya veréis cómo) y se encuentra con una trabajadora de una compañía telefónica a la que cede su espada y posee espiritualmente antes de estirar la pata. La muchacha, Christie (Lucinda Dickey), comienza a tener visiones chunguísimas de los policías que mataron al ninja hasta el punto de perder el norte y cobrar venganza porque claro, está poseída por el espíritu del ninja malote. Una peculiaridad de este personaje es que aparte de trabajar en la compañía telefónica, da clases de aeróbic. Esto puede parecer una chorrada, pero no. Resulta que durante toda la película vamos a disfrutar de canciones marchosas y bailes a tutiplén. Y no creáis que esta puta locura no tiene sentido, lo tiene, en cierto modo. Lucinda Dickey era entonces conocida por haber participado en Grease 2 (1982) y por haber protagonizado las dos partes de Breakin (1984 ), película de bailarines producida por la Cannon y que resultó exitosa. Supongo que a los primos Golan y Globus se les ocurrió aprovechar esta baza y meter a calzador números musicales varios. Total, que lo que resulta es una historia de ninjas con tintes sobrenaturales y amenizada por bailes epilépticos y canciones molonas. ¡Para cagarse!




Seguimos. Íbamos con Chirstie. Bien. Chirstie no mata a todos los policías, porque resulta que se enamora de uno de los implicados. Este tío, Billy, que tiene más pelo en la espalda y el pecho que un gato persa, trata de ayudar a Christie. Ahí es cuando asistimos a la visita de una especie de mago chino (James Hong, conocidísimo actor secundario que recordaréis como Lo Pang en Golpe en la Pequeña China) que por medio de un encantamiento trata de averiguar lo que le pasa. Este , en principio, pone caras como de que no se cree nada, pero cuando un vozarrón de ultratumba sale de la boquita de Christie y esta se pone a dar giros en plan “la niña del exorcista”, pues ya se toman la cosa en serio. Pero falta alguien amigos. ¿Cuál era el único punto en común que unía a esta falsa trilogía? Exacto. Sho Kosugi (Yamada) aparece con un parche acojonante en el ojo y se dispondrá a terminar con el ninja negro (recordad que sólo un ninja puede matar a otro ninja). Entre medias vemos como la pobre Christie se vuelve completamente tarumba cuando la espada ninja sale levitando de su armario con una iluminación que le da el aspecto de un sable láser. Además, la máquina de videojuegos que tiene en casa (y quién no tiene una) le suelta un rayo en toda la jeta. Y eso vuelve loco a cualquiera. 




 Vamos terminando. El combate final se libra en un templo budista donde reposa el cuerpo del ninja negro. Yamada logra expulsar el espíritu de Christie, pero regresa al cuerpo del cabrón de su dueño. Tras un combate bastante chungo– como casi todos los de esta película a diferencia de los de La venganza del ninja – el ninja negro palma, no sin antes mostrar sus habilidades como taladro humano,   y Christie vivirá feliz con su gato persa, Billy.



TRAILER

Entradas relacionadas



Alien 2: Sobre La Tierra (1980, Ciro Ippolito) Alien 2 sulla Terra

 
Un grupo de espeleólogos investiga una gruta y se topan con unos extraños minerales de origen desconocido. La joven que guía al grupo comienza a notar que sus camaradas son presas de metamorfosis de origen extraterrestre. (http://www.filmaffinity.com/es/film524741.html)


Esta película me parece una puta mierda. Simplemente la voy a comentar porque es un gran ejemplo de explotation a la italiana. Ya sabéis que durante las décadas de los 70 y 80 hubo un boom de copias descaradas, falsas segundas partes, o películas que, sin tener que ver más que el título, trataban de casar beneficios exprimiendo la estela de películas exitosas o grandes producciones. En esto los italianos fueron unos fenómenos,  aunque no los únicos en sacar tajada en este campo. Títulos como El último tiburón (1981, Enzo Castellari) o Terminator 2 (1990, Bruno Mattei) son grandes ejemplos de esto. ALIEN  2: Sobre la Tierra no es más que una falsa secuela de Alien (1979) de Ridley Scott. Vale.





 El inicio es una paranoia confusa. Bueno, toda la película es confusa de cojones, pero el inicio aún lo es más. Por medio de imágenes de archivo y de grabación nos relata el amerizaje de la cápsula de unos astronautas. Al tiempo, una experta espeleóloga es entrevistada en una televisión acerca de la próxima incursión que va a realizar a una cueva. A la tía le da un tabardillo en plena entrevista coincidiendo con la llegada de los astronautas. Uno se entera que es porque la tipa tiene poderes extrasensoriales e intuye que algo va mal. Entonces se reúne con el grupo de espeleología en una bolera en la que hay un encargado bailongo, se juegan unas partidillas y se ponen rumbo a la cueva. Una niña encuentra una piedra azul que palpita en una playa y cuando nos damos cuenta la niña aparece sin jeta porque algo le ha “pegao un bocao”. Cuando la expedición está cerca de las cuevas hacen una parada en un bar super cool regentado por una vieja molona (llamada Madre Consuelo) y uno de ellos encuentra otra piedra rara al lado de la puerta del váter. Claro, se la lleva. Esta piedra no es azul, pero se vuelve de ese color cuando entren en la cueva. Cómo ha parado la piedra en ese lugar desértico y alejado del mar tampoco lo sé  porque lo que uno supone es que haya venido del espacio en la cápsula, la cual por cierto, nos enteramos de refilón que está vacía. El inicio es más o menos así. No me echéis la culpa de la narración que yo me limito a decir lo que vi,  entendí, o creí entender, o creí ver; porque apenas pasados veinte minutos ya no sabía por donde coño iban los tiros. Venga.





Ahora el grupo está dentro de la cueva. La piedra negra se vuelve azul y palpita. Cosa chunga. De la piedra sale una especie de tripa con muy mala uva que se empieza a cepillar a todos los miembros de la expedición. Así con mucha sangre y gore y esas cosas. Pero no os creáis que es tan fácil, porque lo que puede parecer sencillo de la mano de Ciro Ippolito toma tintes dantescos. Las situaciones no tienen sentido alguno, los movimientos de cámara son confusos y tan alucinantes como alucinados, y los diálogos escritos a boleo. Lo peor es que pese a ser un desastre no hace gracia. Lo peor es que se hace larga, pesada y aburrida. Da asco. Pero todavía peor que esto es una música horrible, tan cargante y desafinada que bien podría ser utilizada para torturar a algún hijoputa. No exagero. Cuando vayáis por la mitad querréis matar a los jodidos hermanos De Angelis, ¡una de cuyas canciones (Ganster Story, de la película La policía incrimina, la ley juzga, de 1973) fue incluída en Death Proof de Tarantino! Ni pies ni cabeza. Un nombre que seguro sonará a muchos es el de Michele Soavi, en este caso actúa , pero como director tiene en su haber películas interesantes como Aquarius (1987).




Llegamos al final.¡Menos mal! Dos de los espeleólogos, la chica con poderes que nadie sabe para qué los tiene ni cuales son y su novio, suben a la superficie. No encuentran a nadie en las cercanías de la cueva, el bar molón también está vacío (sin la Madre Consuelo y sin la del Amor Hermoso). Regresan a la ciudad y tampoco hay  rastro de congéneres (aunque nosotros si vemos como en las supuestas calles desiertas varios coches están parados ante un semáforo en rojo). ¡Vuelven a la bolera! ¡Qué sería de ellos sin la bolera! Ahí el chico encuentra la muerte y la manceba es atacada por no se sabe qué, ¡porque se nos muestra una perspectiva desde dentro de la boca de algo (¡el Alien!) que no para de cerrarse y abrirse! ¡Pero qué mongolada más cutre, por Dios! Al final la titi deambula sola por las calles de un mundo que parece haber sido aniquilado por la tripilla asesina. Un mensaje nos advierte: EL SIGUIENTE PUEDES SER TÚ. ¡Rediós! ¡Cuánta razón! ¡Pero el siguiente en darme a la droga!


TRAILER


La venganza del ninja (1983, Sam Firstenberg) Revenge of the Ninja


Procedente de una larga tradición de maestros ninja, Cho Osaki (Shô Kosugi) decide abandonar su Japón natal acompañado por su madre y su hij,o tratando de olvidar el pasado violento que destruyó a su familia. Años después, en Estados Unidos, deberá enfrentarse a la traición y retomar el camino del ninja. (http://www.filmaffinity.com/es/film973148.html)


Sólo un ninja puede detener a otro ninja

Acojonante. Primera palabra que me vino a la boca tras echar un vistazo al 3,9 de nota que tras 178 votos alcanza esta película en la conocidísima web Filmaffinity.  Más acojonante es que La justicia del ninja - ya comentada por estos lares y origen de "La trilogía del ninja" - tenga un 4,9,  o que ese 3,9 sea la nota de El guerrero americano (1985). Es acojonante porque La venganza del ninja  es infinitamente superior a cualquiera de las dos. Pero ya se sabe, que una película sea más popular ya le asegura una votación mayor, y, desgraciadamente, La venganza del  ninja no es tan conocida. Incluso R.O.T.O.R (1989), una puta locura que no tiene pies ni cabeza, o ese explotation cutrísimo de Acorralado titulado Presa mortal (1987) tienen valoraciones similares a la película que nos ocupa. Total, que aunque a veces la calificación obtenida en distintas webs nos puedan orientar por donde van los tiros, muchas otras únicamente nos condicionan a despreciar productos más que válidos (en su línea). Porque el puto error de mucha gente a la hora de evaluar las películas, y no digamos ya de muchos de esos pedantes redomados autodenominados críticos, es no contextualizar lo que valoran o critican y , por supuesto, despreciar temáticas alejadas del cine "serio" o "de calidad". ¿Una película de terror? Mala. ¿Una película de acción? Penosa ¿Una película de serie B o Z? Malísima. ¿Una película de ninjas? Os podéis imaginar ... Pero resulta que rastreando el vasto universo cinematográfico (lo poco que he visto dentro de la infinidad que se puede ver) uno encuentra películas de acción muy buenas, de terror y serie B interesantísimas, y dentro de ese grupo de clásicos intocables, o de ese "impecable" cine "serio" o "comprometido", truños como la copa de un pino. Vamos, que el cine abarca una gama de colores muy amplia y que películas buenas o malas, que nos gustan o nos disgustan, las hay de todos los palos. Y los que se quieran limitar a un solo color pues allá ellos, pero que no traten de denigrar películas por pertenecer a un género o subgénero determinado. Ahí lo dejo.


La venganza del ninja es la segunda parte de la saga conocida como "la trilogía del ninja" de la Cannon. Es un caso curioso de trilogía - en esto recuerda a "la trilogía del Bronx" (aunque la primera y segunda parte sí estén conectadas) - , porque en realidad no lo es. Ni las tres partes guardan relación , ni el argumento tiene que ver, y lo único que las une es la presencia de Sho Kosugi. Recordemos que Kosugi se hizo famosete a partir de La justicia del ninja y que desde entoces fue un figurín en este tipo de pelis. Recordemos también que en el comentario de La justicia del ninja señalaba continuas irrupciones de escenas deliberadamente cómicas en el desarrollo de la acción, un protagonista (Franco Nero) poco apropiado, algunas luchas francamente malas y unos villanos totalmente caricaturescos; quedaba esta película un poco en tierra de nadie. Pero el caso de La vengaza del ninja es el contrario. 




Sam Firsterberg - el mismo de Ninja 3: La dominación y las dos primeras partes de El guerrero americano – dirige una historia mucho más acertada que la de su predecesora, que huye de todos esos defectos señalados y se centra en la acción de manera efectiva, seria y despiadada. El inicio es una muestra perfecta: una matanza que no discrimina a mujeres y niños nos deja clara la naturaleza de estos guerreros nipones. Eso sí, como cualquier producto made in Cannon que se precie no se libra de excentricidades varias como contemplar a una anciana en plena apoteosis ninja o a un mancebo (Kane Kosugi, hijo de Sho Kosugi) pegando unas leches de espanto, por no hablar de un sicario cheroqui,  alguna voluptuosidad femenina absolutamente gratuita y pandilleros de postín. Cosas que por otro lado molan. Tampoco busquemos complejidades argumentales. La historia es tan simplista en su forma como maniquea en cuanto a personajes, pero yo creo que cualquiera que eche un vistazo a un VHS de título LA VENGANZA DEL NINJA no busca precisamente enriquecer su intelecto. Así que también mola una historia en la que Cho Osaki (Sho Kosugi) emigra a norteamerica después que unos ninjas asesinen a su familia (a excepción de a su madre y a su hijo) para verse envuelto en una trama de traición, tráfico de drogas, mafia italiana y, por supuesto, ninjas. Bueno, mejor dicho, ninja. Porque Osaki  desconoce que su supuesto amigo norteamericano (Arthur Roberts) le ha traicionado, así como desconoce que este es el ninja más hijo de puta que ha pisado tierra y que se las tendrá que ver con él para alcanzar la venganza. Ahora sí que tenemos dos enemigos de la misma categoría. El metraje avanza sin dilación y a base de pura acción sin tregua rebosante de combates espectaculares y asesinatos sin remilgos. Como una película de ninjas debe ser. El tramo final es apabullante. Un enfrentamiento plagado de los más variopintos y letales objetos punzantes, explosiones y triquiñuelas para disfrute del personal.  No en vano Firstenberg tardó dos semanas en rodar este combate final coronado con un geiser de sangre al más puro estilo del cine samurai. Lo dicho, acojonante. 



TRAILER

Entradas relacionadas

La justicia del ninja (1981, Mehanem Golan) Enter The Ninja

 Después de completar su formación como ninja, Cole (Franco Nero) recibe un angustioso telegrama de su amigo Frank (Alex Courtney), pidiéndole que vaya a Filipinas para que le ayude con un grave problema. Tanto él como su esposa están siendo acosados por un grupo de matones. Cole tendrá que emplearse a fondo y más cuando sepa la verdadera naturaleza de su rival. (http://www.filmaffinity.com/es/film607713.html)



 La justicia del ninja supone la primera muestra del subgénero ninja en occidente. Claro que hay precedentes en mostrarnos a los guerreros nipones enmascarados (Sólo se muere dos veces, Los aristócratas del crimen), y en oriente su figura en el séptimo arte fue siempre usual, pero la primera película occidental centrada en el ninja es La justicia del ninja. Una semilla que provocó la proliferación de películas como la trilogía que inicia la que nos ocupa (formada por La justicia del ninja, La venganza del ninja y Ninja 3: la dominación), o la más conocida saga de El guerrero americano (cinco partes en total). La mítica productora Cannon fue la encargada de parir estos productos, pero ,en general, el campo abierto fue caldo de cultivo de las más variopintas productoras que gestaron multitud de películas de serie B y Z.


La idea surge del artista marcial Mike Stone. Él fue quien escribió la historia que dio lugar a La justicia del ninja. A Menahem Golan (jefazo de la Cannon junto con su primo Yoram Globus, además de director) le gustó la idea, pero no quedó conforme con que la protagonizase el propio Stone. Con la idea de obtener beneficios siempre en mente, relegó a Stone al puesto de especialista y contrató a una de las estrellas más rutilantes del spaguetti western, nada más y nada menos que a Franco Nero (Django). Nero fue acompañado por la sensual Susan George (Perros de paja) y de un desconocido Sho Kosugi, quien a partir de esta película se convertiría en un actor fetiche de producciones similares. El rodaje transcurrió en filipinas por motivos económicos, y en su capital , Manila, es donde transcurre la acción.



 



El inicio es trepidante y constituye los mejores doce minutos de toda la película (una secuencia que posteriormente sería copiada hasta la saciedad). Asistimos a una lucha sin cuartel entre un ninja blanco que es perseguido y acosado por un ninja negro y un séquito de ninjas rojos. Todo un despliegue de piruetas, golpes, artimañas y artificios varios a ritmo de música tribal que culminan con la decapitación de un anciano. Entonces descubrimos que se trataba de una prueba para que el ninja blanco (Cole/Nero) obtuviese el grado de maestro ninja. Este logro es festejado por sus compañeros y maestro ante la envidia del ninja negro (Hasegawa/ Kosugi), quien reniega de esta decisión y se convertirá en su enemigo. Cole viaja a Manila porque su mejor amigo le pide ayuda. Allí descubre que él y su mujer (Susan George) son víctimas de la extorsión de un grupo de mafiosos, así que Cole no dudará en emplear sus técnicas ninjitsu para ayudarles. A partir de este punto es cuando la película decae al no soportar el nivel de sus primeros minutos. Se deja ver y tiene su punto entrañable, pero lo que prometía ser una película de acción sin contemplaciones se ve rota por una serie de incursiones ridículas e innecesarias en el terreno cómico al más puro estilo Bud Spencer y Terence Hill. Las peleas son descuidadas, los malos chapuceros y caricaturescos (con el mariposón de Venarius en cabeza) y los efectos de sonido van encaminados a potenciar ese elemento cómico. Asimismo, el romance entre Mary Ann (Susan George) y Cole, también me parece que sobra, pero bueno, supongo que Golan quedó encantado con su actuación en Perros de paja y quiso aprovechar sus atributos. Tampoco ayuda mucho un guión con flashbacks gratuitos que nos muestran a los dos amigos en la guerra, situaciones inverosímiles como la forma en que encuentran el informe del terreno o la película de Hasegawa, o el hecho de que el único modo de cargase a Cole sea contratar a otro ninja (ningún arma podrá acabar con él amigos, sólo otrs ninja) y que encima este sea Hasegawa. Pero bueno, cosas peores hemos visto en los lares del señor.

 

Es en el tramo final donde la cosa mejora, porque si Cole se muestra invencible, ¿a quién van a recurrir los mafiosos para derrotarle? En efecto, al ninja negro. Cuando Hasegawa reaparece la acción resurge y la seriedad con la que tenía que haber sido enfocada la película se hace manifiesta. No es de extrañar que en las siguientes partes Sho Kosugi interpretase al protagonista. Hasegawa constituye la verdadera Némesis de Cole. Un ninja frío y despiadado, muy alejado del papel repleto de chascarrillos de un Nero que ni siquiera sabe artes marciales (en esto me recuerda a Dudikoff, quien , por cierto, tiene un papel no acreditado interpretando a uno de los hombres de Venarius). Hasegawa no dudará en liquidar al mejor amigo de Cole y a cometer una masacre en su territorio con tal de enfrentarse en un combate final como colofón a su rivalidad. Combate librado en un ring de peleas de gallos, guiño a la encarnizada lucha que se va a librar.


Vista en perspectiva, La justicia del ninja es una película sencillamente pasable, pero amerita el ser la primera en su especie y la que impuso la moda ninja que alcanzó su apogeo con la saga de El guerrero americano (de la que sin duda sirvió de base). Sólo por eso merece una oportunidad.



TRAILER

Entradas relacionadas

LA VENGANZA DEL NINJA

NINJA 3: LA DOMINACIÓN