Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vuestros comentarios.

Loca academia de policía 5: Operación Miami Beach (1988, Alan Myerson) Police Academy 5: Assignment: Miami Beach


El comandante Lassard asiste a lo que parece ser su última graduación de cadetes a vista de su inminente jubilación tras la que mucho tuvieron que ver las artimañas del capitán Harris.  Al mismo tiempo le es comunicado que va a ser nombrado policía de la década en una convención de policía que se celebra en Miami. Lassard, junto a su fiel séquito de policías (incluido Harris y su esbirro Proctor) irán a disfrutar del clima cálido y los placeres veraniegos que ofrece Miami, pero los problemas no tardarán en surgir …


Pues nada, amigos. Llegados a este punto poco tengo ya que contar que no sepáis (aunque ni siquiera hayáis visto esta parte). Si las primeras secuelas eran fundamentalmente lo mismo pues imaginaos esta. Y no porque repita el mismo argumento- es la primera vez que la acción se desarrolla fuera de los límites de la academia y narra una historia diferente -, cosa que básicamente sucedía con las cuatro primeras, sino porque una saga que funciona a base de sucesiones de gags poco más tiene que aportar en su quinta entrega, pese a que resulte entretenida y se deje ver bien … Y es que conocemos de memoria los vicios y virtudes de todos y cada uno de nuestros maderos favoritos, quienes, por cierto, ya no cuentan ni con Zed, ni con Sweetchuck, ni con el popular Mahoney, reemplazado por el sobrino del capitán Lassard, Nick (Matt McCoy), quien clona el carácter pendenciero del anterior personaje, y repite el grandullón House presentado en la cuarta entrega. La dirección vuelve a cambiar de manos y recae en esta ocasión en otro asiduo del formato televisivo, Alan Myerson. 

¡Prepárense para disfrutar con Tack apuntando con su Magnum a un tiburón, Harris y su divino bronceado y el bueno de Lassard y sus muchas, muchas meteduras de pata que le servirán para atrapar a una panda de malhechores!






TRAILER


ENTRADAS RELACIONADAS



Algo salvaje (1986, Jonathan Demme) Something Wild


Charles Driggs (Jeff Daniels), un anodino hombre de negocios, verá tambalear los cimientos sobre los que se asentaba su rutinaria existencia al conocer de forma tan casual como inusual a la explosiva y salvaje Lulu (Melanie Griffith). A partir de ese momento emprenderán un caótico viaje repleto de locuras.


Curioso crisol de géneros nos presenta un Jonathan Demme que en 1991 firmó esa obra maestra llamada El silencio de los corderos. Así, lo que comienza como una “screwball comedy” mezclada con una “road movie” plagada de situaciones disparatadas (con cánticos de Wil Thing de The Troggs en plena ruta incluídos) evoluciona hacia un thriller con tintes dramáticos - el punto de inflexión llega con la aparición de Ray Liotta como Ray, el celoso marido de Lulu – que puede recordar a Atracción Fatal (1987, Adrian Lyne) por el comportamiento obsesivo, violento y psicótico del susodicho Ray.

Este es, sin duda, un papel muy recordado de una Melanie Griffith que nos ofrece multitud de registros que oscilan entre lo cómico y lo dramático (y es que la cantidad de situaciones por la que pasa es de órdago) y destila un físico espectacular. En cuanto al resto, el histrionismo inmanente a Ray Liotta le viene como anillo al dedo para interpretar a este personaje y Jeff Daniels lo borda como chupatintas apocado.

La recomiendo por lo interesante e inclasificable de su propuesta.





TRAILER

Pesadilla en Elm Street 3: Los guerreros del sueño (1987, Chuck Russell) A Nightmare on Elm Street: Dream Warriors


Años después de los incidentes en Elm St. Nancy se ha convertido en una psiquiatra especializada en terapia del sueño, pero Freddy también sigue en activo, y comienza a parecerse en los sueños de varios de ellos. Nancy los reúne a todos en busca de una forma de parar al monstruo. Para ello, los pacientes aprenden a desarrollar habilidades especiales en sus sueños. Alguno puede ser un mago, otro un superforzudo, un maestro en artes marciales... (FILMAFFINITY)


Sueño. Esos pedacitos de muerte. Como los odio. (Edgar Alan Poe)

Es el hijo bastardo de mil maníacos.

Pesadilla en Elm Street 3 es considerada por muchos seguidores como la verdadera secuela de Pesadilla en Elm Street (1984, Wes Craven), desterrando a Pesadilla en Elm Street 2: La venganza de Freddy (1985) al olvido. Ya he comentado el cambio de derroteros por los que se movía esta película así que no repetiré lo escrito y os recomiendo leer la reseña si queréis conocer mi opinión. Pero que Los guerreros del sueño hayan ameritado esta consideración no sólo se debe al fracaso de la segunda (en cuanto a su conexión con el público) sino a tres hechos claves en el resurgimiento de la saga: la vuelta de Wes Craven (reacio en principio a cualquier continuación de la original), en este caso como guionista y productor ejecutivo, el también esperado regreso de Header Langenkamp (que aceptó al conocer la involucración de Wes) en la piel de Nancy (también regresa John Saxon como su padre) y una trama que enlaza con la primera, fuertemente onírica y fiel al espíritu original.


Craven - quien disfrutó de gran libertad otorgada por los productores debido a lo esperado de su regreso - junto con Bruce Wagner , ideó una historia en la que los elementos surrealistas (influencias de Buñuel de por medio) y oníricos conformaban el armazón de la trama suponiendo una vuelta a las raíces y una extensión del universo de la saga que sería clave para las subsiguientes continuaciones. Pero este guion suponía partes técnicamente irrealizables así que Chuck Russell (que también dirige en lo que es un magnífico debut) junto con Frank Darabont lo reescribieron simplificándolo y dándole un toque más fantástico a la par de divertido: puede decirse que supone el inicio del Freddy Krueger cachondo del que disfrutaremos en entregas posteriores (“Bienvenida al horario de máxima audiencia, zorra” le espeta a una interna antes de estamparle la cabeza contra el televisor – por cierto, frase improvisada por Englund-). Russell y Darabont también incluyeron gran cantidad de imaginería sexual y símbolos fálicos que potencian ese surrealismo implícito (a lo que también ayuda mucho la desquiciada e inquietante música de Angelo Badalamenti) que señalaba al principio como idea de Craven y Wagner: la escena de la enorme serpiente/Freddy (¿adivináis a qué se parece?) es un gran ejemplo de esto. En cuanto a las magníficas secuencias oníricas podría destacar las que ocurren en el interior de la casa de Freddy (el cerdo que ladra) o la de Freddy como titiritero manejando a un desdichado joven como si sus tendones fueran hilos y encaminándolo a la muerte.





El reparto, a parte de los nombrados Header Langenkamp y John Saxon (a parte del omnipresente Robert Englund en la piel de Freddy), cuenta con Craig Wasson como doctor y un grupo de jóvenes vagamente conocidos entre el que destaca la bellísima Patricia Arquette en el rol de protagonista que coge el testigo de Nancy y que tiene el poder de introducir en sus sueños a los que la rodean. Este grupo, con la inestimable ayuda de Nancy, ahora como psiquiatra, tratará de enfrentarse a Freddy en su propio mundo al ser conscientes del poder que pueden desplegar en los sueños. Por otro lado, se profundiza un poco más en el origen de Freddy Krueger de la mano de su madre …

En definitiva, una película muy destacable que - pese a no estar exenta de incoherencias como la presencia fantasmal de la madre de Freddy o el deambular del esqueleto de este- es considerada por los fans (junto con la primera) como la favorita de la saga. En taquilla funcionó a la perfección recaudando casi 45 millones de dólares sólo en Estados Unidos con un presupuesto de cuatro y medio, hecho que catapultó a la productora New Line Cinema y dio paso a una cuarta entrega. Por cierto, cuenta con el grupo de heavy metal Dokken que aportan el tema Dream Warriors.







TRAILER


DREAM WARRIORS (DOKKEN)


ENTRADAS RELACIONADAS


Loca academia de policía 4: Los ciudadanos se defienden (1987, Jim Drake) Police Academy 4: Citizens on Patrol



Reclutado por el comandante Lassard, un grupo de voluntarios llega a la Academia para ser formados en un programa de patrullas civiles. (http://www.filmaffinity.com/es/film386297.html)


Y vamos con la cuarta entrega de los más locos a la par de divertidos policías de la historia del cine. Ni tiene que decir que si la tercera era más de los mismo esta cuarta entrega es más de lo más de lo mismo. Ya sabéis, una historia que repite la estructura de sus predecesoras como excusa para una sucesión de gags más o menos graciosos (me resulta muy divertido el homenaje a la saga VIERNES 13). Si la primera película era el entrenamiento de Mahoney y cía, la segunda su primera misión y la tercera otra vuelta a la Academia para entrenar a una nueva hornada, en esta ocasión regresamos de nuevo a la Academia para entrenar no ya a futuros policías, sino a ciudadanos voluntarios en la lucha contra la delincuencia; una idea del bueno de Lassard que lleva por nombre COP (CITIZENS ON PATROL).

Entre estos nuevos reclutas nos encontraremos a dos skaters (uno de ellos David Space , cuyo doble es Tony Hawk) obligados a alistarse (tal como le ocurre a Mahoney en la primera parte) como condición de no ingresar a prisión, la señora Feldman, una anciana gran aficionada a las armas y que no tardará en hacer migas con Tackleberry, y el gigantón  House ( Tab Thacker)  que repetiría en la quinta parte. Mencionar la participación de Sharon Stone interpretando a una reportera que, como no, se ligará Mahoney.



Los cambios de personajes respecto a la tercera son mínimos y destaca el regreso del teniente Harris (C.W. Bailey) en lugar del capitán Mauser (Art Metrano). Dirige Jim Drake, con amplia experiencia en televisión, y Gene Quintano repite guion (hecho que se nota mucho por su parecido con la tercera parte, incluido ese final espectacular de persecución en el que se sustituyen las motos de agua por aviones y globos aerostáticos). También es la última película en la que Steve Guttenberg interpreta a Mahoney.


En taquilla funcionó bien al recaudar 28 millones de dólares sólo en Estados Unidos mientras que fue recibida negativamente por la crítica. La canción Let's Go to Heaven in My Car fue nominada a los premios Razzie.




TRAILER

ENTRADAS RELACIONADAS


Desbocado (1987, William Friedkin) Rampage


Charles E. Reece, un maníaco asesino, se introduce en dos apartamentos de California con una pistola automática y comete seis asesinatos con un macabro ritual: corta los cuerpos de sus víctimas con un cuchillo de cocina para, seguidamente, introducir los órganos en bolsas de plástico y, más tarde, beber la sangre. (FILMAFFINITY)



Obra menor del gran William Friedkin (Contra el imperio de la droga, El exorcista o Vivir y morir en los Ángeles) basada en la novela homónima de William P. Wood quien a su vez se inspiró en el asesino en serie Richard Chase para construir el personaje de Charles Reece. Tras lo que parece comenzar como un psycho thriller al uso, con esos brutales crímenes y la inquietante música de Ennio Morricone, se nos desvela un drama judicial en el que sale a la palestra el tema de la locura como eximente de responsabilidad penal y un debate explícito sobre la pena de muerte.


La película me resulta fallida porque no logra empacar con firmeza ese viaje a la mente perturbada del asesino con el debate moral acerca de la pena de muerte encarnado en el personaje de Michael Biehn. A pesar de esto atesora momentos muy interesantes en cuanto al acercamiento al asesino (pero que no llega al descenso a los infiernos que experimentamos en A la caza) y la deliberada ambigüedad con que se plantea si debería o no ser condenado a la pena capital, pero el conjunto queda deslucido por continuas digresiones de jerigonza psiquiátrica y la relación entre la pareja destrozada por la muerte de su hija (formada por Biehn y Debora Van Valkenburgh) que no aporta gran cosa (como tampoco ayuda mucho ese fallo garrafal en el que se ve el micro mientras el asesino habla con sus abogados).




TRAILER

Loca academia de policía 3: De vuelta a la escuela (1987, Jerry Paris) Police Academy 3: Back in Training


El gobernador Neilson anuncia que, debido a recortes presupuestarios, sólo una de las dos academias de policía puede continuar (la de Lassard o la de Mauser). Para ello un comité evaluador las analizará y por un sistema de puntuación nombrará una ganadora. Los problemas no tardan en surgir cuando la academia de Lassard es boicoteada desde el interior por dos policías fieles a Mauser …





Bienvenidos al despiporre, parte tres. Y es que a estas alturas de la película ya sabemos de sobra lo que nos vamos a encontrar: lo mismo, pero de contado de distinta manera; o de la misma, qué más dará (eso sí, ofrece algo más de acción que sus predecesoras, sobretodo en el tramo final). Eh, pero eso no quiere decir que no merezca la pena ver Loca academia de policía 3. Si bien de humor facilón, no deja de resultar una historia entretenida, divertida y un gran ejemplo de la comedia desenfrenada que tanto se daba por aquellos maravillosos ochenta. Puedo decir sin avergonzarme que es mi película favorita de la saga y la que mejor recuerdo de las que vi en mi infancia. Culpa de esto, sin duda, la tiene ese gran binomio formado por el genial Zed (Bobcat Goldthwait) y su querido antagonista (ahora como nuevos reclutas), el apocado Sweetchuck (Tim Kazurinsky) , quienes protagonizan las más descacharrantes situaciones (imposible olvidar ese homenaje a Psicosis de Hitchcock o la canción que se marca Zed).



El reparto de esta entrega es casi en su totalidad el de la segunda parte incluyendo alguna nueva incorporación como la de Nogata (Brian Tochi), Karen (Shaw Weatherly), Hedges (David Huband) y el gobernador Neilson (Ed Nelson). También repite dirección Jerry Paris y Robert Folk como compositor del mítico tema principal. En esta ocasión el guión lo escribe Gene Quintano (Loca academia de policía 4, Muerte súbita). En taquilla funcionó de perlas recaudando casi 44 millones de dólares sólo en Estados Unidos.






TRAILER

ENTRADAS RELACIONADAS


Loca academia de policía 2: Su primera misión (1985, Jerry Paris) Police Academy 2: Their First Assignment


Mahoney y sus amigos se han graduado ya en la academia de policía y se les asigna su primera misión. ¿Estarán preparados para enfrentarse a una peligrosa banda callejera de gamberros? (http://www.filmaffinity.com/es/film207548.html)


Tras el éxito de Loca academia de policía (1984, Hugh Wilson) la secuela no se hizo esperar. En esta ocasión dirige el ya difunto Jerry Paris ( quien repitió en la tercera parte y tenía en su haber una extensa carrera como director en la televisión), el guión corre a cargo de Barry W. Blaustein conjuntamente con David Sheffield (coincidirían de nuevo en El príncipe de Zamunda y en El profesor chiflado) y la característica música sería otra vez obra de Robert Folk (en realidad toda la música de la saga corre a cargo de Folk). 

Las principales novedades de esta secuela - pese a que el tono humorístico en clave de situaciones o gags es muy similar al de la primera - son que nuestros otrora reclutas son ya policías hechos y derechos que se enfrentarán a su primera misión (con lo que la acción ya no estará ubicada dentro de la academia). Como consecuencia de esto se produce otra novedad que es la presentación de nuevos personajes que no sólo cobrarán protagonismo en esta parte, sino que harán lo propio en sucesivas mientras que otros desaparecerán (en algún caso para siempre y en notros para regresar).


El distrito 16 es el peor de la ciudad desde que es asolado por una banda de delincuentes. El capitán Pete Lassard (Howard Hesseman) pide ayuda a su hermano Eric (George Gaynes) y este le envía a seis de sus recién graduados de su última promoción. Así Mahoney, Jones, Tackleberry, Hightower, Hooks y Douglas Fackler llegan al distrito 16 para encarar su nueva y peligrosa misión. Pero no sólo tendrán que plantar cara a la panda de desquiciados quinquis liderados por Zed (Bobcat Goldthwait), sino que habrán que lidiar con un desalmado y rastrero teniente Mauser (Art Metrano) que hará todo lo posible por hacerles fracasar con tal de lograr su ascenso y que contará con la ayuda de su imbécil lacayo, el sargento Proctor (Lance Kinsey). 



En esta nueva entrega, tan alocada como la primera, destacaría a Zed como desquiciado líder pandillero instigador de las más disparatadas situaciones, al miedoso tendero atemorizado por Zed del que desconocemos su nombre (hasta una tercera entrega en la que ambos se reencontrarán en el lugar más inesperado) y al arribista teniente Mauser, que no saldrá indemne de su intento de hacer la vida imposible a nuestros queridos policías. También seremos testigos del primer y gran amor de Tackleberry, una compañera motorista tan obsesionada por las armas como él y cuya familia lo dejará a la altura de una hermanita de la caridad.  Mahoney seguirá en su línea y  Jones, aparte de su retahíla de ruidos vocales,  nos ofrecerá su conocimiento de artes marciales a lo Bruce Lee.

En definitiva, una secuela que me resulta más divertida que la primera y que marcaría la línea a seguir en la tercera parte.