Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vuestros comentarios.

Aventuras en la gran ciudad (1987, Chris Columbus) Adventures in Babysitting


Comedia de enredos y aventuras juveniles que cuenta la historia de Chris Parker (Elisabeth Shue), una chica dque planeaba pasar una velada especial cuando su novio (Bradley Whitford) la cancela. Entonces accede a hacer de niñera de dos hermanos, un adolescente llamado Brad (Keith Coogan) y la pequeña Sara (Maia Brewton). Pero cuando parece que va a pasar una noche tranquila recibe la llamada de su mejor amiga Brenda (Penelope Ann Miller), que se acaba de escapar de casa y que está en problemas en Nueva York. Chris deciden entonces viajar con los hermanos y un amigo de Brad todos al centro de la ciudad. Pero antes de llegar a Manhattan ya comenzarán los problemas... (http://www.filmaffinity.com/es/film731021.html)


De aquí nadie se va sin cantar un blues.

Aventuras en la gran ciudad supone el debut en la dirección de Chris Columbus (escritor de Gremlins y guionista de Los Goonies o El secreto de la pirámide, además de director de Solo en casa o Harry Potter y la piedra filosofal). Desde sus inicios, Columbus siempre estuvo muy vinculado al cine juvenil y su primera película como director es un gran ejemplo de ello. La productora es la Touchstone Pictures y la música corre a cargo del fallecido Michael Kamen.

Una de las bazas fuertes es la actriz Elisabeth Shue en el papel de la niñera Chris. A Shue la conocíamos por su papel de Ali en Karate Kid y después fue un rostro muy conocido en los ochenta y los noventa. Mi debilidad de la película; no sólo es muy guapa , sino que irradia naturalidad y simpatía. Sin duda es la actriz que lleva todo el peso siendo los demás actores meros secundarios a su servicio. 


Así asistimos a las aventuras de unos chavales que van de peripecia en peripecia por la ciudad de Chicago comandados por una niñera despechada que va al rescate de una amiga. Las situaciones que viven serán cada vez más disparatadas y conocerán la flor y nata de Chicago: perderán el coche, serán perseguidos por la mafia, cantarán un blues en un local, asistirán a una fiesta universitaria, se enamorarán, serán atacados por una banda callejera, treparán por un rascacielos ... Y por si fuera poco tienen que regresar a casa antes de que lo hagan sus padres. Una carrera contrarreloj plena de diversión de la mano de esta entretenida comedia juvenil apta para todos los públicos.

Al ser una película de situaciones, nos ofrece verdaderos momentazos. Mis favoritos son el inicio con Chris cantando Then He Kiss Me de The Crystals, el blues que se marcan al son de Albert Collins y cuando conocen a Dawson (Vicent D´Onofrio) y Sara le rinde pleitesía porque piensa que es el dios Thor.

A destacar también su banda sonora con temas de The Rolling Stones, The Crystals, Muddy Waters o Iggy Pop (la mítica Real Wild Wild).






En taquilla funcionó muy bien recaudando 35 millones de dólares con un presupuesto de 7. Columbus salía victorioso tras su primer contacto detrás de las cámaras y en el futuro nos regalaría mucha más diversión.



TRAILER

INICIO (THEN HE KISS ME)

BABYSITTING BLUES


Viernes 13. 7ª parte: Sangre nueva (1988, John Carl Buechler) Friday the 13th, Part VII: The New Blood


Desde que el maníaco homicida Jason Voorhees quedó atrapado en unas cadenas al fondo del lago Crystal, el campamento de verano más cercano no ha sufrido ningún altercado... ni asesinatos. Pero una de las campistas, Tina Shepherd, puede ver el futuro y hacer levitar objetos. Su médico conoce los peligros de la telequinesia, pero tiene más interés en aprovecharse de ella que en ayudarla. Y ahora es demasiado tarde. Sin querer, Tina ha liberado a Jason de su tumba acuosa, y el baño de sangre está a punto de empezar... (http://www.filmaffinity.com/es/film896809.html)


Circula por aquí la leyenda de un asesino enterrado, pero que no ha muerto. Sobre Crystal Lake ha caído una profecía mortal: La maldición de Jason Voorhees. Dicen que  murió siendo niño, pero se ha aparecido muchas veces. Son pocos los que le han visto y sobrevivido. Algunos intentaron poner fin a sus andanzas, y fracasaron. La gente olvida que está ahí abajo, esperando ...


Y van siete ... A punto me encuentro de terminar de comentar la saga (las que pertenecen a la década) cuando un profundo sopor me abnega. Y es que llegados a estas alturas me resultan un poco cansinas las aventuras de nuestro querido Jason, y más cuando ya no hay nada que contar a no ser alguno que otra anécdota de producción o dar detalles sobre el equipo técnico y artístico ... Porque , amigos, ya van siete películas viendo más o menos lo mismo y la paciencia de uno tiene un límite ... 

Vale que ahora nos meten una nueva antagonista (nada ya sabemos de Tommy) con poderes telekinéticos, pero en vez de exprimir bien la idea de esta especie de Jason vs Carrie la historia de limita a repetir lo de siempre: grupo de jóvenes en Crystal Lake y Jason liquidándolos uno a uno. Pero la idea original no era esta, sino, aprovechando el éxito de la saga Pesadilla en Elm Street, rodar un Jason vs Freddy. Las productoras (Paramount y New Line) no llegaron a un acuerdo y la cosa no fue a más (recordad que fue en 2003 cuando la idea se materializó). Otra idea que se barajó fue la de enfrentar a Jason contra un grupo de constructores en Crystal Lake. Ambos proyectos rechazados , y quizás alentados por el éxito del slasher fantástico (como género) que ofrecía Freddy Krueger, la balanza se inclinó por dar un giro aún más fantástico a la saga.


Lo primero que llama la atención, es que esta vez Manfredini no compone solo la música, sino que lo acompaña Fred Molin (quien se haría cargo de nuevo, esta vez en solitario, de la música de la ostava parte de esta saga). Esto se nota bastante con la presencia de un sonido más "industrial", con más sintetizadores y , en general machacón. A mí , para que os hagáis una idea, la música de los créditos iniciales me recuerda un poco a la percusión del tema de Terminator. No están mal del todo, pero por momentos me parecen una composiciones sobrecargadas.

La mayor virtud de este episodio es , sin duda, la presencia de Kane Hodder . Hodder, que encarnaría a Jason en un total de cuatro ocasiones, tiene una presencia amenazadora y da un cariz brutal y despiadado al personaje. En esto mucho tiene que ver el director y también encargado de los efectos de maquillaje, John Carl Buechler. En este sentido es todo un acierto su trabajo y el aspecto grotesco de Jason (tanto enmascarado como sin máscara) gana muchos enteros con respecto a otras entregas. 



Por lo demás como decía, todo se limita a lo mismo. Adolescentes descerebrados (quizás incluso estos me parezcan más gilipollas que los de precedentes), destape, sexo y muertes a tutiplén. En esta ocasión Jason es más directo e inmisericorde (si cabe) que en entregas anteriores. Como ejemplo la muerte del saco de dormir, una de las más impactantes que recuerdo, en la que arrastra a una campista dentro de su saco para levantarla en el aire y estamparla contra un árbol. Brutal. Esta escena fue censurada (como la mayoría de la película para no alcanzar una calificación X) , ya que en realidad Jason la estrellaba hasta seis veces mientras que en la versión censurada lo hace sólo una. 





El final, tras una interesante lucha con telekinesis por medio, es directamente una soplapollada. Así se sacan de la manga la aparición del padre muerto de la protagonista que surge del lago para hundiorse otra vez arrastrando a Jason consigo. Lo dicho. Final de traca y malísimo y en conjunto una película muy justita y de las peores (para mí) de la saga. En taquilla no fue mal del todo. Alcanzó los 20 millones de dólares lo que daría pie a otra secuela; no la definitiva, pero sí la última que va a ser comentada por estos lares ... Alguno quizás incluso respire tranquilo ...


TRAILER

ENTRADAS RELACIONADAS






Viernes 13. 6ª Parte: Jason vive (1986, Tom McLoughlin) Friday the 13th Part VI: Jason Lives


De pequeño logró hacer algo que supuso el fin de cuantos lo intentaron: mató a Jason Vorhees, el terrible criminal que aterrorizó a los habitantes de Cristal Lake. Y ahora, años más tarde, Tommy se siente atormentado por el miedo de que no esté realmente muerto. Así que Tommy y un amigo van al cementerio y excavan la tumba de Jason... (http://www.filmaffinity.com/es/film757515.html)


¿Por qué han tenido que desenterrar a Jason? Hay gente en este pueblo que se divierte de una forma muy rara ...


Se suponía que en la sexta parte de Viernes 13, tal y como fue el caso de la quinta, Jason seguiría muerto y enterrado (el enmascarado no era él, sino un impostor) y otro nuevo villano, nada menos que Tommy,  el antagonista de las partes cuarta y quinta (como fruto de un trastorno mental) ocuparía su lugar. En este punto nos dejaba el final de la quinta parte cuando contemplábamos horrorizados como Tommy se endosaba la máscara de hockey (la de la marca azul, no la roja) dispuesto a liquidar a su primera víctima. Lo que se había propuesto la productora era rodar una nueva trilogía (partes 6, 7 y 8) con esta idea, pero como no quedaron contentos con los resultados en taquilla decidieron dar un giro al planteamiento y resucitar a nuestro querido Jason ...


La Paramount contrató como director y guionista a Tom McLoughlin , un artista con poca experiencia en ese momento (actualmente tiene una larga trayectoria dirigiendo películas televisivas), pero que había escrito una serie de humor para la televisión llamada Van Dyke and Company (1976) y que había dirigido (también escrito) la interesante película de terror Siniestra oscuridad (1982). Este cambio radical de géneros sería la premisa que marcaría el regreso de Jason : el humor y el terror. El productor Mancuso Jr. estaba encantado con esta mezcla y dio libertad a McLoughlin para escribir lo que le viniese en gana, la única condición que le puso fue que Jason debía resucitar. Ni corto ni perezoso Mc Loughlin obvió el final de la película anterior (interpretemos , por ejemplo, que Tommy estaba otra vez soñando) volviendo a ser Tommy  el antagonista, e  ideo el regreso de Jason al más puro estilo de las películas de monstruos de la Universal: basándose en Frankenstein lo revive tras recibir el impacto de varios rayos. En esta secuela, y de aquí en adelante,  Jason adquiere un aura sobrenatural y el estatus de inmortal (aunque ya hubiese revivido en la cuarta este aún no estaba enterrado sino en  el depósito de cadáveres) que ya no le abandonaría hasta el final de la saga y que le consolidaría como un icono cinematográfico indiscutible.

Otros cambios con respecto a anteriores secuelas son que Tommy Harvis es ahora interpretado por Thom Mathews (Freddy en El regreso de los muertos vivientes) puesto que John Shepherd rechazó el papel , el pueblo de Crystal Lake es renombrado como Forest Green, dos especialistas encarnan en esta ocasión a Jason (Dan Brandley lo haría en las escenas del bosque para ser sustituído por C.J.Graham) y que la banda sonora incluye temas de Alice Cooper (pero tranquilos, sigue Manfredini). 





En su conjunto este Viernes 13 resulta mucho más ligero y accesible para el gran público que ninguna otra secuela. El humor es omnipresente. Este puede ser autoreferencial como cuando la primera víctima dice: "he visto las suficientes películas de terror como para saber que un tío con una máscara nunca es amable", o la frase del sepulturero Martin mirando a cámara :"hay gente en este pueblo que se divierte de forma muy rara". Pero también hay guiños al metalenguaje como esos créditos iniciales en los que Jason parodia a las películas de James Bond sustituyendo la pistola por el machete. Y en general todas las muertes están cargadas de humor negro: : la sangrienta cara sonriente en el árbol así como el resto de la guerra de paintball , la muerte del sepulturero que tras expresar que el alcohol iba a martarle es degollado con su propia botella ... La atmósfera de terror y el gore en las muertes son prácticamente inexistentes (así como se eliminan los desnudos) , en su lugar aumenta la acción y se introducen por primera vez niños en el campamento. Respecto a esta última consideración señalar que Jason perdona la vida a una niña que está rezando ... Ya veis, nos encontramos con un Jason muy domesticado ...





Se barajaron distintos finales, uno incluso incluía la aparición del padre de Jason, pero al final los productores se quedaron con el que deja explícitamente claro su regreso. Y así fue. En taquilla funcionó bien aunque tampoco llegó a las cifras de sus cuatro primeras partes (recaudó 20 millones con un presupuesto de tres) e incluso recibió buenas críticas.




TRAILER

VÍDEO MÚSICAL DE ALICE COOPER

ENTRADAS RELACIONADAS






Viernes 13. Parte V: Un nuevo comienzo (1985, Danny Steinmann) Friday the 13th: A New Beginning


Jason ha regresado, con su máscara de hockey y dispuesto a poner de nuevo en práctica todas sus viejas costumbres y trucos en esta nueva entrega. Esta vez parece que ha puesto sus ojos en los jóvenes residentes de una retirada mansión, a medio camino del pueblo. Algunos de estos adolescentes acabarán en mitades, cuartos... Jason es capaz de convertir en realidad los peores sueños. (http://www.filmaffinity.com/es/film438316.html)


- Sé quien lo hizo

-¿Qué?

- He dicho que sé quien lo hizo

- ¿Quién?

- Jason Voorhees

- ¿Jason Voorhees? Estás como una puta cabra. Has estado bajo el sol demasiado tiempo. Jason Voorhees está muerto. Su cuerpo fue quemado. Él no es más que un puñado de polvo.


Llegamos a la quinta parte de la saga Viernes 13, una saga que como he comentado en previas entradas ya no daba más de sí por carecer de guión y limitarse a mostrarnos a un Jason descuartizando adolescentes. Teniendo en cuenta que la razón fundamental por la que la Paramount seguía invirtiendo los cuartos en un producto del que básicamente renegaba era que con cada nuevo estreno se embolsaba cantidades desorbitadas de dinero, la cuestión es, ¿qué nos podía ofrecer una nueva entrega de una saga cuya productora había prometido liquidar en su anterior entrega? Pues, en mi opinión, Viernes 13, parte V: Un nuevo comienzo, es la mejor secuela de la saga, no por su calidad técnica ni por su dirección- ni Miner ni Zito lo hicieron mal y la elección de Steinmann como director (provenía de la industria pornográfica) no daba mucha pie a la esperanza, pese al placer culpable de Calles salvajes (1984)-  pero sí porque consigue intrigar al espectador , le devuelve interés por lo que acontece en pantalla y consigue aquello que promete: un nuevo comienzo a algo que no daba más de sí. 



La historia comienza con una pesadilla de un Tommy adulto - en la que Feldman hace un cameo representando al personaje con doce años (sólo puso grabar un día de domingo porque en ese momento rodaba Los Goonies)- donde es atacado por un Jason que sale de su tumba. Tommy nunca ha superado sus secuelas psicológicas tras matar a Jason y por eso es internado en un peculiar sanatorio mental (se retomaría la idea desechada para la tercera parte) sito cerca al pueblo que , como es lógico, está plagado de chiflados. Y sin que nadie se lo espere, ¡bum! Una muerte brutal, a plena luz del día, ¡y no ha sido Jason, sino uno de los internos! A partir de este punto alguien, y digo alguien porque la identidad del asesino nos es ocultada hasta el final, empieza a cargarse hasta el apuntador. Aquí es donde esta secuela gana más enteros, porque juega al despiste con la autoría de las muertes. Como no podía ser de otra manera el nombre de Jason sale a la palestra, ¿pero cómo va a ser él si está muerto? Por otra parte contemplamos a un Tommy muy desequilibrado y que sufre alucinaciones, dando pie a la duda sobre si su cordura lo impulsa o no a matar, esto le otorga a la cinta un aire de  psycho killer que complementa al slasher manido al que estábamos acostumbrados.



En general vemos una auténtica sobrada la mar de disfrutable. El número de bajas llega a la veintena - Phil Scuderi sugirió a Steinmann un susto o una muerte cada ocho minutos, pero llega el punto de que diversos personjes mueren a los cuatro minutos de su presentación-  y la variedad de estas es tan creativa como siempre (a destacar la de las tijeras tras una escena de sexo censurada que iba a durar más de tres minutos), aunque menos gore que en otras entregas. Los personajes son muy excéntricos (aún teniendo en cuenta que la acción se desarrolla en un sanatorio mental): una pareja adicta al sexo, los rednecks (cuya muerte uno no deja de desear y que se cumple , tal y como preveíamos, para deleite del personal), o Demon , el hermano de Reggie y su pareja Anita, que se cantan una canción de amor en una de las situaciones más insospechadas y fuera de contexto para esas labores (juzguen ustedes mismos). Como novedad hay que señalar la mayor presencia de adultos (supongo que como gancho para que el espectador sospeche de todos como autores materiales de la carnicería), aunque no se librarán del jarabe de todo tipo de arma afilada. Lo que ya no resulta tanta novedad es la música de Manfredini. No voy a comentar más para no desvelar el final (en el comentario de la sexta hablaré sobre el dando por hecho que quien lo lea habrá visto ya la quinta). Únicamente mencionar el detalle de la nueva máscara de Jason, cuya pintura no es roja, sino azul, y que carece de la marca del hachazo. 






Viernes 13: Un nuevo comienzo iba a ser el inicio de una nueva trilogía, sin embargo, al no lograr tanto beneficio como anteriores partes (aunque 20 millones no son moco de pavo), se desechó la idea prevista regresando al convencionalismo de antes. Para mí quizás estemos ante la última película de calidad aceptable de la saga, y que además, vuelvo a repetir, me resulta muy entretenida y probablemente mi favorita (teniendo en cuenta de lo que hablamos, no me malinterpretéis); a partir de este punto el desfase fue más y más considerable ... Pero esa es otra historia ...


TRAILER

ENTRADAS RELACIONADAS




Noche de miedo 2 (1988, Tommy Lee Wallace) Fright Night 2


Gracias a tres años de terapia psicológica, y con la ayuda de su novia Alex, Charlie se ha convencido de que los vampiros no existen, y que su antiguo vecino no era más que un asesino en serie. Al edificio de Peter Vincent, quien continúa con su programa de televisión, se muda una sensual mujer. Charlie se siente cada día más atraído por ella, y descubre que es una vampiresa. Pese a advertírselo a Peter y a su novia, ninguno le cree. La pesadilla continúa… (http://www.filmaffinity.com/es/film697829.html)


Una de las películas a las que mi cerebro friki-ochentero guarda más cariño en a Noche de miedo (1985, Tom Holland). Una película que conjugaba a la perfección humor y terror y nos ofrecía unos personajes maravillosos como el sofisticado vampiro Jerry Dandrige (Chris Sarandon) , el candoroso Charly Brewster (William Ragsdale) y, mi favorito, ese gran mata vampiros de postín como era Peter Vincent (Roddy McDowall). Al final de esta entrada tenéis un enlace con mi comentario sobre Noche de miedo, así que no me extenderé más al respecto y simplemente señalar que lo que me ha motivado a comentar esta secuela es el gran aprecio que siento hacia su predecesora. Vale.


De mano son muchos los cambios que observamos tanto en el apartado técnico como artístico. La dirección recae en Tommy Lee Wallace, amigo y asiduo colaborador por entonces de John Carpenter, un director que tenía en su haber la interesante , pero defenestrada por los fans, Halloween III: El día de la bruja. En el elenco actoral ni siquiera se planteó volver a llamar a Chris Sarandon porque lo que se pretendía era hacer una película más barata que la primera , y por entonces, el bueno de Chris era una estrella que demandaría un salario acorde a su estatus. Tampoco regresaron por verse involucrados en otros proyectos Amanda Bearse (Amy) y Ed Thompson (Stephen Geoffreys), quien, recordemos , parecía haber sobrevivido a su supuesta muerte al final de la película. Amy es sustituída por Alex (Traci Lind) y Ragslade y McDowall encarnan de nuevo a Charly y a Peter. El también productor de la primera, Herd Jaffe, repite labor , pero desde su propia productora , Vista Organization; lejos queda la producción de Columbia Pictures.


El propio Wallace participó en el guión y fue aconsejado por Holland de que no se tomase la película demasiado en serio; debía haber terror,pero también momentos divertidos. Wallace, asustado por el fracaso de Halloween III, prefirió ser conservador y trató de emular la fórmula del éxito de la película de Holland. Así, Noche de miedo II es un calco de la original en rasgos generales. Vale que la historia cambia, pero, repito, sustancialmente es idéntica. 

La historia comienza con un Charly, después de tres años de terapia psicológica, supuestamente convencido de la inexistencia de los vampiros. Un día, durante una visita al edificio donde vive su amigo Peter, observa la llegada de cuatro nuevos inquilinos- aquí el primer deja vu es patente con la entrada de las grandes cajas (en la primera parte observa cómo su vecino introduce un ataud)- Bueno, resumiendo, Charly comienza a sospechar que los vecinos de Peter son vampiros, y tras un toma y daca constante en que se juega a te creo, no te creo (tanto por parte de su novia Alex, como de Peter Vincent) llegará la confrontación. Como veis, nada diferente a la historia original. Incluso el modo en el que Peter descubre la existencia de los vampiros mediante un espejo es igual; por no hablar del final o del número del bailecito que, si en la primera era Amy la bailarina, ahora es el propio Charly embrujado por los encantos de la vampiresa (¡con la misma música de Brad Fiedel!). Y es que hasta la novedad de que Charly esté siendo vampirizado como venganza por parte de Regina Dandrige (Julie Carmen), la hermana del difunto Jerry, nos remite a la situación vivida por Amy con Jerry. 



Pero no quisiera que me malinterpretarais. Noche de miedo 2 se deja ver bien. Resulta entretenida, está bien rodada y no es ni mucho menos una de esas secuelas infames que nadie desearía que se hubiera perpetrado. Lo que pasa es que todo recuerda demasiado a situaciones ya vistas y no se ha arriesgado ni un ápice para tratar de contar algo distinto. Y mira que tiene momentos cojonudos, como el del ataque al campus universitario con ese vampiro patinador encarnado por el coreógrafo Russell Crark (coreografía de Vamp, 1986), la hipnótica presencia de Julie Carmen , el extraño grupo de vampiros formado por el ya citado vampiro patinador, un vampiro lobo salido, o el fortachón (el mítico Brian Thompson) aficionado a los insectos (desde el punto de vista alimenticio). Además, Charly sigue siendo Charly y Peter Vincet es la hostia.  Destaca también el maquillaje a cargo de Greg Cannom (Jóvenes ocultos, el Drácula de Coppola) y los efectos visuales de     Gene Warren Jr. (Terminator y Terminator 2).

En taquilla no funcionó bien, en gran parte debido a su pobre distribución, y corrió mejor suerte en los videoclubs, donde alcanzó un estatus de culto. Cuenta con una adaptación a la novela gráfica.



TRAILER

ENTRADAS RELACIONADAS


Jóvenes Ocultos (1987, Joel Schumacher) The Lost Boys


Sam (Corey Haim) y Michael Emerson (Jason Patric) son dos chicos americanos muy convencionales. Tras el divorcio de sus padres, se instalan con su madre en la tranquila ciudad de Santa Carla (California), donde corren rumores sobre vampiros. La personalidad de Michael cambia sensiblemente cuando empieza a ir con una banda de moteros cuyo líder es el carismático David (Kiefer Sutherland). A su madre no le gustaría nada saber en qué se está convirtiendo. (http://www.filmaffinity.com/es/film369140.html)


Bienvenidos a Santa Carla. Capital criminal del mundo.

 Luchamos por la verdad, la justicia y el modo de vida americano.

Tío, te has convertido en un vampiro. ¡Mi hermano es un vampiro de mierda!... verás cuando se entere mamá

Lo único que nunca me ha gustado de Santa Carla son estos malditos vampiros.


La historia de Jóvenes ocultos surge de Janice Fischer y James Jeremias. La idea era hacer una versión vampírica de la novela del Peter Pan de James Matthew Barrie (de ahí el título The Lost Boys: los niños perdidos del País de Nunca Jamás). Finalmente , sólo se tomaría como base el libreto porque el guión fue reescrito por Joel Schumacher junto a Jeffrey Joam (El chip prodigioso, Indiana Jones y la última cruzada,  Arma Letal 2). La cuestión es que a Schumacher no le gustó el original al recordarle a unos Goonies pasados por el tamiz del chupasangre; de ahí que hiciese hincapié en la carga sexual y modificase la edad de los protagonistas situándolos en la adolescencia. El productor ejecutivo Richard Donner (que volvería a trabajar con el difunto Harvey Bernhard quien ya había producido trabajos de Donner como La profecía, Los Goonies, Lady Halcón y ésta que nos ocupa) iba a dirigir la película, pero rechazó el trabajo para centrarse en Arma Letal (1987) y al final- después de barajar otros directores como Richard Franklin o Mary Lambert - la dirección recayó en un Schumacher que tenía tablas en televisión, pero que había rodado películas tan dispares como La increíble mujer menguante (1981), Los locos del taxi (1983) o St.Elmo. Punto de encuentro (1985).

Para el director suponía un cambio considerable respecto a sus películas anteriores y le planteó un reto por hacer algo original que otorgara un soplo de aire fresco al tradicional y encasillado cine de vampiros que permaneció incólume hasta principios de la década .  Sus influencias fueron las novelas Entrevista con el vampiro y Lestat el vampiro de Anne Rice. En cuanto al cine bebió de Nosferatu (1979) de Herzog , Drácula (1979) de Badham y El ansia (1983) de Tony Scott.; otras influencias fueron la mezcla de terror y humor presente en algunas películas de Hitchcok y en las de Abbott y Costello. 


Desde el principio, Schumacher decidió que el escenario contemporáneo de Jóvenes ocultos necesitaría redefinir el poder seductor y el horror asociado a los vampiros. Así, el estilo visual de la película, diseñado para provocar un efecto misterioso e inquietante, destaca por sus fuertes contrastes: para las escenas diurnas quería captar una sensación sutil de peligro; las escenas nocturnas son misteriosas y surrealistas, como si todo transcurriese dentro de un sueño. La iluminación, la estética de las vestimentas y los decorados son tan arriesgados como rompedores. Se combinaron elementos del mundo real y familiar con otros ligeramente surrealistas y extraños; un proceso que aportó un efecto desorientador. La guarida de los vampiros, por ejemplo, se diseñó como el vestíbulo de un hotel victoriano que se hundió en una gigantesca falla durante el gran terremoto de San Francisco de 1906. No es baladí señalar el detalle de que la guarida esté decorada con una gran fotografía de Jim Morrison (líder y cantante del grupo The Doors); sin duda, Morrison es un gran icono pop que desborda la sexualidad y el nihilismo que Schumacher quería encarnar en el grupo de jóvenes vampiros.



El reparto principal fue una elección arriesgada ya que la mayoría de los actores eran principiantes. Corey Feldman era, de entre los jóvenes, el que había participado en películas de más renombre como Gremlins, Goonies o Cuenta Conmigo. El resto (Jason Patric, Corey Haim, Kiefer Sutherland, Jami Gertz ...) se enfrentaban a la producción más "seria" de sus carreras como actores principales. Entre los actores veteranos cabe destacar a Edward Herrmann como Max, a Dianne Wiest (tantas veces vista en películas de Woody Allen) en el papel de la madre de Michael y Sam , y a Barnard Hughes interpretando al cachondo abuelo de la familia. En principio, los nombres de los personajes iban a estar también basados en la novela Peter Pan,  así David (Kiefer Sutherland) iba a llamarse Peter y Lucy (Dianne Wiest ), Wendy. Estas referencias fueron eliminadas, sin embargo hay otros guiños como el del nombre de los hermanos Edgar y Alan Frog (Corey Feldman y Jamison Newlander) en honor a Edgar Allan Poe , o el de Max (Edward Herrmann ) por Max Schreck (investigad el porqué). 

Como anécdota puede citarse que de entre el elenco actoral surgieron dos amistades muy fuertes (aunque corrieron desigual suerte con el tiempo). La primera de ella fue entre los dos Coreys (Haim y Feldman). Una amistad que se materializó en diversas películas que protagonizaron juntos como Papá Cadillac (1988) o Una chica de ensueño (1989) y que duraría hasta la desgraciada muerte de Corey Haim en 2010. Distinta suerte corrió la iniciada entre Jason Patric y Kiefer Sutherland: Sutherland quedó anodadano cuando Patric le birló a su prometida, Julia Roberts, días antes de la boda (aunque parece que hubo una reconciliación entre ambos en 2011).






Gran parte del rodaje transcurrió en la comunidad costera de Santa Cruz, California del norte, o en sus alrededores.  El popular paseo nocturno de Santa Cruz sirvió como lugar preferido por los vampiros adolescentes y el Pogonip Country Club hizo de hogar rústico , estilo de pabellón de caza, del abuelo (Barnard Hughes).  Miles de residentes de la localidad respondieron al anuncio de selección de familias y tribus urbanas tipo punks, surferos, patinadores y hippies. Unos 2000 candidatos firmaron para varias noches de trabajo en la que fue la mayor producción cinematográfica hasta el momento en la zona.



Para mostrar el poder sobrenatural de la banda de vampiros fue necesario una variedad de efectos especiales. Schumacher quería que fueran capaces de volar con rapidez y de repente parar en el aire sin descender lentamente. Este efecto era imposible usando sólo arnés y rendaje. Para lograrlo se utilizó una combinación de técnicas de pantalla azul y control de movimientos computerizado (que implica cambios de iluminación, movimientos de cámara y montajes ópticos). El director de efectos, Eric Breig, explica que el tiempo necesario para crear esos efectos dejaría pasmado a cualquier aficionado del cine.  Por ejemplo, en la escena en la que un vampiro se estrella contra el equipo de estéreo los efectos requirieron dos semanas de trabajo mientras en la pantalla la secuencia dura 10 segundos. Aún así no se abusa mucho de este tipo de efectos; de hecho, no vemos volar a los vampiros hasta la batalla final y cuando se suceden los primeros ataques sabemos que lo hacen porque la cámara nos muestra una visión subjetiva aérea; es decir,  algo ataca volando, pero no vemos qué. Destaca también el maquillaje del ganador de tres Oscars , Greg Cannom, quien les dota de unos rasgos grotescos, feroces y demoníacos.





Para mí Jóvenes ocultos es un clásico ochentero que contribuyó a revitalizar un subgénero de vampiros que en los setenta se encontraba en estado catatónico. Si bien no fue la primera - El ansia (1983) de Tony Scott bien podría ostentar tal honor-, sí que fue de las pioneras junto con Noche de miedo (1985, Tom Holland) y con Los viajeros de la noche (estrenada tamién en 1987). Estas películas son las que abrieron el camino a producciones como Blade (1998) ,  Underworld (2003) o Crepúsculo (2008) en su intento de modernizar la imagen y la temática clásica del vampiro.

La novedad que presenta Jóvenes ocultos respecto a sus coetáneas  reside en centrarse en la figura del vampiro adolescente. ¿Y si fueses inmortal y conservases para siempre tu aspecto a la edad de 20 años? ¿Estarías dispuesto a pagar el precio?
Esa es la disyuntiva a la que se enfrenta Michael (Jason Patric) , cuando tras los pasos de una bellísima mujer , Estrella (Jami Gertz) , da con un una banda de motoristas que resultarán ser unos sanguinarios vampiros (liderados por un tremendo Kiefer Sutherland) responsables de cientos de desapariciones en Santa Carla. Michael, engañado, bebe de una botella que contiene la sangre del vampiro jefe y comienza su transformación. Pero la sed es cada vez más acuciante y él, al contrario que sus compañeros, no es un asesino. Con ayuda de Estrella (con quien entablará una relación amorosa), de su hermano Sam (Corey Haim) y de los hermanos Frog (genial Corey Feldman) tratarán de matar al vampiro jefe para acabar con la maldición que pesa sobre ellos.




Como película de entretenimiento, Jóvenes ocultos, funciona al 100 % . La mezcla de humor y terror está bien dosificada y el público juvenil se identifica enseguida con los personajes, ya sean los buenos (algunos genuinamente frikis como el abuelo o los hermanos Frog) o los malos (aunque reconozcámoslo, ¿nunca soñasteis con pertenecer a la banda de vampiros macarras?) , y es atrapado por esa estética desbordante. Son muchas las escenas que no se borran de la memoria: los ataques aéreos, la llegada de Sam y Michael a Santa Carla sonando People are strange de The Doors (versioneada por  Echo & the Bunnymen), la escena del puente, el momento "gastronómico" de Michael dentro de la guarida, la batalla final ... Además cuenta con una gran banda sonora compuesta por Thomas Newman en la que el uso del órgano y la orquesta le da una atmósfera oscura que le va como anillo al dedo. Pero también contiene canciones como I still believe de Tim Capello, la versión de People are strange de Echo & the Bunnymen, Lost in the shadows de Lou Gramm (cantante de Foreigner), y la guinda del pastel, Cry little sister de Gerard McMahon, el tema principal que se repite a lo largo de la película y cuyos coros, tan angelicales como inquietantes, difícilmente podremos sacar de la cabeza.

Por poner algún pero creo que, en ocasiones,  el guión juega al despiste de forma gratuita, sobre todo en lo relativo a la identidad del vampiro jefe: la entrada de los vampiros al videoclub, la caída de la cometa con forma de murciélago en la casa de Max, la invitación a la casa de Lucy ...También flojea mucho el final, que encima de apresurado es rocambolesco, por no decir de traca.
Aún así es una de mis películas favoritas de la década y toda una referencia en el subgénero de los vampiros.



En taquilla funcionó bien: 32 millones de dólares con un presupuesto de 8,5. Dio lugar a una adaptación literaria y a cómics, y se barajó una secuela bajo el título de The Lost Girls que no se realizó. En su lugar , en 2008 se estrenó Jóvenes ocultos 2: vampiros del surf , y en 2010 Jóvenes ocultos 3: sed de sangre, ambas de bajo presupuesto y protagonizadas por Corey Feldman.

Ficha técnica y artística

TRAILER


ESCENA PEOPLE ARE STRANGE


CRY LITTLE SYSTER


ENTRADAS RELACIONADAS

Noche de miedo