Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Golpe en la pequeña china (1986, John Carpenter) Big Trouble in Little China



Jack Burton (Kurt Russell) es un camionero que, en el barrio chino de San Francisco, le gana una gran cantidad de dinero a Wang Chi (Dennis Dun). Éste lo convence para que, antes de cobrar el dinero, lo lleve al aeropuerto a recoger a su prometida Miao Yin. Cuando la chica es secuestrada por unos gángsteres chinos, Jack, que se propone rescatarla, entrará en el tenebroso mundo de Lo Pan, un mago que tiene 2.000 años y que gobierna sin piedad el mundo de los espíritus. Esquivando demonios y haciendo frente a temores incomprensibles, Jack lucha a su manera en los oscuros dominios de Lo Pan en una loca carrera para salvar a la chica.  (http://www.filmaffinity.com/es/film826914.html)
  

¿Sabes lo que dice Jack Burton en una situación como esta? , dice “pero qué pasa”

Guardar el fuerte, mantener el fuego del hogar encendido, y si no he vuelto al amanecer ... llamar al presidente...


¿Sabéis qué debió pensar John Carpenter cuando, allá por mediados de los ochenta, se propuso dirigir un popurrí de aventuras, humor, acción, fantasía y artes marciales plagado de clichés de género y personajes estereotipados inmersos en un contexto en el que la mitología china ocupaba el trono de tan ecléctica propuesta?

Sí, yo también creo que Carpenter habló por boca de su alter-ego Jack Burton y soltó un “pero qué pasa” de dimensiones tan colosales en cuanto lo arriesgado de su  propuesta como desastrosas para el bienestar de su propia carrera.  

Varios factores jugaron en su contra. En primer lugar el hecho de que “El chico de oro” se hubiese estrenado su mismo año y que su temática fuese considerada similar le restó interés. En segundo lugar la ceguera de la crítica obviando el tono paródico de “Golpe…” provocó un ensañamiento masivo. Como consecuencia, el descalabro de cara a la taquilla fue estrepitoso, recaudándose menos de la mitad de lo que costó (11 millones de dólares frente a los 25 que se invirtieron). Pero si bien “Golpe en la pequeña china” supuso un desastre de crítica y de público y fue la película que hizo que Carpenter se alejara de los grandes estudios, pasados los años ocurrió como tantas y tantas veces sucede con miles de películas denostadas en su tiempo; adquirió el estatus de culto.


Jack Burton, un camionero fanfarrón y pendenciero, y su amigo Wang Chi emprenden una persecución tras los captores de Miao Yin (la prometida de Wang) que ha sido secuestrada a su llegada al aeropuerto. Siguiendo su rastro hasta China Town comenzarán una increíble aventura en la que enfrentarán a los Tormentas, tres asesinos expertos en artes marciales con poderes mágicos”, y en la que descubrirán que el secuestro de Miao Yin responde a las exigencias de Lo Pan, un anciano condenado a la vida eterna que sólo recuperará su juventud con el sacrificio de una mujer china de ojos verdes. Con la ayuda de la periodista Gracie Law, el mago Egg Shen y un grupo de guerreros, Burton y Wang buscarán a Miao Yin por un inframundo plagado de magia china y monstruosas criaturas.


Al parecer el guión original situaba la acción en el siglo XIX y Jack Burton encarnaría a un pistolero del salvaje oeste deshaciendo entuertos en la China Town de la época, pero por exigencias de los productores el contexto se trasladó a la actualidad dando como resultado, tras varios cambios de historia y con Carpenter metiendo también mano en el guión, la película que todos conocemos, una película que pese a lo “friqui” de su propuesta cuenta con varios puntos fuertes que la convierten en toda una delicia ochentera.

La acción tiene un desarrollo ágil en el que las situaciones , por increíbles que parezcan, se suceden con toda naturalidad y no cuesta meterse en la historia y creérsela. Los actores , sin duda alguna, ayudan sobremanera en este punto al mostrar una actuación para nada forzada y en todo momento concordante con el tono paródico, lúdico y sin pretensiones que envuelve toda la película. Destaca en este punto la química entre Kurt Russell (Jack Burton) y Kim Cattrall (Gracie Law) y que como el propio John Carpenter declaró se trataba de un homenaje al cine cómico de Howard Hawks con los rápidos diálogos de “La fiera de mi niña” y “Luna nueva” como referencia.


  
 Pero si hay un personaje que destaque por encima del resto es sin duda el de Jack Burton. Y es que Burton encarna a un antihéroe de proporciones míticas que quedará en los anales del cine ochentero como uno de los mejores personajes interpretados por Kurt Russell. Bruto, macarra, machista, pasota, egoísta, patoso y egocéntrico aunque de buen corazón. Un antihéroe con gran encanto que nos recuerda al típico héroe duro norteamericano del estilo de Indiana Jones, pero a diferencia de este arquetipo, aunque parezca que Burton es protagonista es sólo mera comparsa de sus compañeros; no es sólo que algunos sean mejores luchadores, o que otros abanderen de principios y valores más acordes con el canon cinematográfico o que sean, directamente, más astutos, la realidad es que Burton es el más patoso y cuando logra acabar con alguno de sus enemigos no se trata de una “cuestión de reflejos” sino, y quizás más acertadamente, de una cuestión de pura suerte. Esta vuelta de tornas es la que le da ese extra de afectividad con el público incrementada notablemente con la colección de frases y chascarrillos marca Burton con la que se regocija de principio a fin del metraje.


 Las secuencias de artes marciales, dirigidas por el coreógrafo Lew James, también alcanzan grandes momentos como la aparición de los Tormentas en medio de la lucha de bandas o la pelea de Wang con uno de ellos. Secuencias en la que no disfrutaremos de artes marciales al uso, sino que las técnicas más tradicionales se fusionarán con los efectos especiales de Film Studios para simular los diversos poderes mágicos con los que cuentan varios de los personajes y que aunque en ocasiones sean deliberadamente cutres (como alguno de los  monstruos del inframundo chino), para reafirmarse, sin duda, en el tono paródico, son en general más que aceptables. Siguiendo esta tónica esperpéntica encontramos la caracterización de Lo Pan que irremediablemente nos retrotrae a el archiconocido Fu Manchu, así como la de los tres Tormentas que son clavados a los tres asesinos de la parte final de la edición de “Shogun Assasin” , siendo este uno de los muchos guiños que hace Carpenter al cine, como el que hace al western con el inicio de la pelea entre las dos bandas cuando un integrante dispara las dos pistolas doradas que extrae de sus cartucheras. Y del mismo modo podemos referirnos a algunos de sus decorados de cartón piedra; así es el caso del paso subterráneo hacia la guarida de Lo Pan o las luces de neón de la calavera gigante por la que descienden Gracie Law y Miao Yin.


No es ningún secreto que me encanta esta película, y es que  no sólo la disfruté en su momento sino que sigo haciéndolo como el primer día. En mi memoria ochentera permanecen la ascensión con la espada de Gracie y Miao Yin ; la criatura de los mil ojos; la “explosión” de Trueno; las frases de Jack y su camiseta; la épica lucha de Wang con uno de los Tormentas ;el enfrentamiento contra Lo Pan y el descacharrante “es cuestión de reflejos”; el final y , algo sobre lo que no me he referido, la descarada mezcla de sintetizadores ochenteros con toques orientales que componen la banda sonora compuesta, como no podía ser de otra manera, por John Carpenter.

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER

Mejores frases de Jack Burton (en inglés)


ENTRADAS RELACIONADAS

STARMAN

5 comentarios:

Trepamuros dijo...

No es la primera película que fue repudiada en su día que ha sido una de mis preferidas desde la niñez.

Creo que somos esos niños de entonces los que las hemos subido en el pedestal de culto que merecen, porque nosotros en nuestra inocencia le vimos ese algo que nadie más le pudo encontrar.

Gran peli que tengo en alta definición, además. Si hay algo mejor que ver un clásico ochentero, es ver un clásico ochentero en este formato. XD

Herman Master dijo...

Cuanta razón Trepamuros. Y cuantas películas que fueron condenadas al ostracismo gozan hoy de un estatus de culto ...

Un saludo.

Rodi dijo...

Qué grande "Golpe en la Pequeña China"!!! Un clásico ochentero de los que hacen escuela. No sé ni cuantas veces la habré visto. Jack Burton es uno de los personajes ochenteros más míticos, casi a la altura de Snake Plissken.

PD: Me alegro de su regreso con este gran artículo.

Saludos.

Herman Master dijo...

Hola Rodi. Una alegría saber de ti. Bueno, realmente nunca me he ido. Voy actualizando a trompicones porque trabajar y estudiar me deja poco tiempo para dedicarme al blog, pero vamos, que seguiré escribiendo lo que buenamente pueda. Quizás actualice más a menudo, quién sabe, puede que todo sea cuestión de reflejos ...

Un saludo!!

il berto dijo...

Me cago en la puta, que obra de arte.
Gracias, esto si que eran buenos tiempos, y una grandisima seria, si alguien tiene algo de la promocion que se hizo, caratulas, etc, se lo agradeceria soy un Gran Fan de Kart Russell y sobre todo de esta pelicula, mi email es betor747@gmail.com